jueves, 28 de agosto de 2008

CATOLICOS S.A.


Ayer regresaba camino al departamento, cuando por alguna de las calles vi la imágen de Jesucristo en una vitrina así, estático, mirándome de reojo, quietecito... juro que reviví un "Portate bien Pepito!" en mi cabeza... así que pasé rapidito por si me descubría mis mas oscuros pecadillos... que no son tantos... pero son!.

Pocas cosas me traen esta masividad de desacuerdos (mentales y específicos tantas veces) como la religión.

Claro, después que mi madre me matriculara, niñito inocente yo aún, en el colegio mas religioso de 20 000 millas a la redonda, uno llega a hastiarse de tanto rezo, creencia y "si no vas a misa te vas al infierno... y un poquito a la mierda de pasadita".

Y yo en el colegio era como aplicadito. Aplicadito, correctito, peinadito.... con esa gotita de agua resbalando por la mejilla sinónimo que en la casa te metieron a la ducha bajo amenazas.

Y así pasaban los días de escuela: los lunes rezando una oración de 2 horas a la mañana.. al mediodía te paralizabas a rezar el "Angelus" así estes jugando, comiéndote un panzote con pollo o simplemente viendo la mejor revista porno del momento detrás de la piscina...

... después de eso, te sentías como mas santito.

Pero lamentablemente para mi madre, para mis profesores y para los querubines del cielo, pasó algo que a lo mejor no esperaban que sucediese: CRECÍ.

Entonces mi mundo se torno lleno de contradicciones... como llevar un cassete pirateado de Mercyful Fate en un bolsillo y en el otro un rosario... como confesarme cada semana y al rezar la penitencia imaginarme a San Pedro como marica. Para esa época era terrible en mi cabeza tantas ironías juntas... más aún, ver al Sagrado Hermano Director de la escuela organizando cenas de gala con los mejores manjares y carnes finas para sacar fondos y así comprarle frejoles, trigo, cebada y "esas cosas que comen los pobres".

Y nos llevaron (obligaditos y calladitos claro, como todo católico ejemplar debe ser) de "famoso" retiro a "Villa Marista", que era ... como explicarlo?... como el Condominio y Spa de nuestros humildes sacerdotes; 3 santificados días en los cuáles prometían a las madres que, después de entregar a estas ovejillas descarriadas y negras como la noche que éramos nosotros, les devolverían a hijos puros, sin mancha, inmaculados...

Creánlo, fuí con las mejores intenciones del planeta...

Llegada la noche, nos hicieron orar hasta la madrugada cerca de una fogata (en la cual me quemé muy a mi estilo parte de mi zapatito): "Cierren los ojos y ofrezcan su alma al Señor..."

(siempre me preguntaba porque teníamos que decirle "Señor" a Dios, si me decían que era mi amigo.. yo a mis amigos no les digo señor.. es más, a mi papá le digo "viejo".. pero bueno, si así lo decía el Padrecito, será pues no?... pero sigo creyendo que tendríamos más confianza si nos comunicásemos con un "Hey brodeeer!"...)

Retomando, cerré mis ojitos y después de rato me di cuenta que me había quedado bien dormidote... y lo afirmo porque la prueba siempre es la baba que brota de mi boca como una catarata de saliva en mis momentos de sueño. Cuando abrí este par de hermosos ojos con astigmatismo que me dió mi madre, me percaté que algo había pasado allí... todos (repito, TODOS) estaban como extraños.. como si en mi onírica ausencia se hubiesen fumado toda la marihuana que tal vez (y sólo tal vez) habría en algún matorralcillo escondido en la Villa.

¿Qué les pasa que estan asi saltando, cantando y aplaudiendo?, no lo sabía...

Un amigo (quien no revelaré), me dijo muy cariñoso, más de lo que yo podría soportar:
-"... te quiero mucho hermano, vamos a alabar al Señor"
-"No seas maricón oye!", le respondí asi moviéndo mi hombro algo temeroso de tanta muestra de amor sagrado...

No entendía la verdad... que había pasado en ese momento que me perdí?

No lo se con certeza, pero si que me sentí el chico mas malo del mundo. Le creí en ese instante cuando un profesor me dijo cierto día que si seguía escuchando a Sepultura, King Diamond y a Los Iracundos, me iba derechito, derechito al infierno...

De verdad, me sentí así como amenazado, como que yo jamás me iría "al cielo"...

Así que le hablé a uno de los sacerdotes y le pedí que yo también quería ser "santito" como todos los demás...que nunca más escucharía "música satánica", que tomaría todita mi sopa y que nunca más pensaría que San Pedro era marica por usar falda.

"Dios perdona todo... siempre", me dijo .

Pero no me perdonaría tanto, porque al segundo día estaba yo en la carretera muy expulsadito por chuparme una enterita botella de ron con un grupete de compinches a los que les duró poco la bendición.

¿Cómo le explicaba a mi madre ahora?
Llegué a casa y la obvia pregunta:

-"¿Qué tál el retiro hijito amado y querido...?"
-"Bien mamá.. rezamos, jugamos, cantamos.. me tomé una botella de ron y me expulsaron, cantamos.... rezamos.. jugamos...", le expliqué..
-"ahh que bien hijito.. me da gusto que.... QUÉÉÉÉÉÉÉ????!", me añadió con esa miradita de mi madre que duele más que azotes con clavito...

De más explicarles como pasé de "hijito amado y querido" a "este hijo de mierda que me tocó tener!" en dos minutos.

Pero en fin.

Cuando egresé del colegio, prometí ser un chico bueno. Y traté de ser un chico bueno en verdad.
Pero me daba cuenta que mientras más bueno quería ser, mas me "divorciaba" de la Iglesia.

Yo fuí bautizado, hice la primera comunión, me confirmé, (hasta la "unción de los muertos" me hicieron de pasadita)... pero nadie me pidió permiso.

Añado que yo respeto las creencias de todo el mundo.. no soy ni Ateo, ni Agnostico, ni Budista, ni Musulmán, ni creo en Tom Cruise, ni soy hincha de ningún equipo de fútbol...
...y tampoco me molesta a quien lo sea... (algunas de las cosas antes mencionadas... o todas juntas).

Tampoco me voy a mandar un análisis de la religión porque sería perder el tiempo tontamente porque ninguna verdad es absoluta en sí...

...sólo soy un "jovenzuelo" de casi casi 32 años que trata de hacer las cosas bien...

Tan bien que me compré un Telekino y me mandé un rezito asi bien bonito... y como quién no quiere la cosa y se reconcilia con Diosito, no?

Pero justo hace un rato, en las noticias vi al nuevo Papa de la Iglesia Católica haciendo y diciendo no sé qué y digo:
-"hey.. ahi está Darth Vader ... !!"

... después de eso me quedo calladito y me pregunto en silencio:
"...me iré al infierno por pensar eso?"
(crucesita en la boca porsiacaso).

martes, 26 de agosto de 2008

7 INTERROGANTES ANTES DE LOS 32








en unos días cumpliré 32...
... y me quedan estas grandes interrogantes por resolver...
¿será el momento del gran cambio...?
NAHHH... así soy feliz.

lunes, 25 de agosto de 2008

TREN AL SUR

Y siguiendo con el tema de los viajes...
(no sé pero ahora, después de unas cervezas con unos amigos me vino de repente la onda turística...).
Soledad había llegado al Perú aquella vez, y no podíamos perder la oportunidad de ir a Cuzco. Para ella era todo novedad el estar en un país diferente, con diferentes costumbres, comidas, estilos de vida, con diferentes acentos ... así que traté de ser el mejor anfitrión posible para hacer de su estadía inolvidablemente buena.

Ya habíamos planificado el viaje a Cusco, así que sacamos los pasajes con anticipación. Aquel día teníamos todo list, y, dispuestos a llegar a la terminal a tomar el respectivo bus, recibí la llamada de mi padre que buenamente me dijo:

"... no se muevan, paso con el auto y los llevo..".

Esperamos ansiosos.

Llegamos 2 minutos tarde y el bus se nos fué y putié a mi viejo a mas no poder. Las cosas pasan por algo, ya que justo en esos días habían una huelga de profesores los cuales bloquearon las carreteras. Fuimos al siguiente día siguiente y nos dijeron que las carreteras seguían bloqueadas, así que tuvimos que esperar otro día más.

Cuando subimos al bus ese dia, no estuvimos tranquilos hasta que arrancó.... "por fin!", pensamos y nos acomodamos a pasar las largas horas de camino a la Ciudad Imperial. Nos vimos mil películas aburridas, escuché música... vi a Sole durmiendo a mi lado (claro, su hobbie es dormir dicho sea de paso)... eran como las 4 de la mañana y, luego de largas horas de viaje, hasta los pantalones me ajustaban... así que opté por desabotonarlos para sentirme más cómodo.

No soy de dormir mucho en los viajes, pero esta vez estaba muy cansado y sin darme cuenta me quedé literalmente privado con los audífonos en mis oidos. Me desperté al poco rato con la necesidad de ir al baño (producto por cierto de las dos pepsi colas que tomé desinteresadamente) y me levanté adormecido aún para ir al baño al final del pasillo...

En mi sueño aún interminable, no me percaté de abotonarme nuevamente los pantalones, por lo que sin darme cuenta, llegue al sanitario haciendo gala de mis calzoncillos... claro, en la oscuridad nadie se dió cuenta, pero me hice el loco como acostumbro hacer en mi vida diaria...

Resumiendo, llegamos a Cusco para quedar fascinados con el lugar. Yo ya habia estado allí unas quince veces, pero igual nunca dejaré de maravillarme de aquella ciudad de ensueño. Mi hermano vive allí hace siete años, por lo que nos dió las facilidades para conseguir un buen hospedaje y así hacernos la vida (y la estadía en la ciudad) más fácil.

La primera noche fuimos a un bar llamado "Fallen Angel", de lo mas bizarro y extravagante. Allí fué la primer vez que tomaba un martini con pétalos de rosa que me mandaron a la mierda en 3 segundos. Pero como yo soy un "valiente" en las malas artes de la ingesta de bebidas con el maligno alcohol, ni corto ni perezoso me pedi 2 más. Ya era demasiada mágica la vida allí, así que me dediqué solamente a ser feliz.

A la mañana siguiente fuimos a sacar los boletos de tren a Machu Picchu. Soledad, al ser extrajera, pudo conseguir su boleto en el "BackPacker". Yo al ser peruano , tenía la opción de ir en el tren local... boletos de los cuales estaban agotados en su totalidad. Extraña forma de administrar la venta de pasajes, pero yo, que soy un fiel seguidor de la ley, tuve que aceptarlo .. por supuesto, previa maldición a Latinoamérica entera....

"No te preocupes Sole, yo consigo boletos en la terminal de Ollantaytambo...", le dije muy seguro de mí mismo.

Llegamos a Ollantaytambo, y en minuto y medio me di con la sorpresa que sólo conseguirpia boletos para pasada la tarde... como era obvio, Sole al ir a la mañana, no habría forma de encontrame con ella... "LA REPUTAMADRE!", le dije cordialmente a la señorita de la ventanilla y opté por sacrificarme y decirle a mi Sole:

"Mirá, yo ya he venido mil veces... anda tu, yo te espero aquí mismo a las 6 de la tarde masomenos.. me jode no ir, pero no hay forma de conseguir boletos".

Con toda la tristeza del mundo nos despedimos... y la ví subir al tren para que con ese sonido que sólo hacen los trenes del Perú (y el de Harry Potter), verla partir lentamente y pensar como estos hijeputas me jodieron la experiencia de visitar las ruinas con la Sole.

Pero...
.. claro, yo no me iba a quedar alli paradote sin quemar el último cartucho.

Yo tenía que ir de todas maneras, y el tren para el cual no había conseguido boletos llegaba en media hora. Me acerqué a la reja de seguridad y le pregunté al de seguridad...

-"Mira hermano, tu crees que pueda entrar al baño un instante ... te lo pido por favor!"
-"NO...", muy rotundo el puto.

Me mordí los dientes y le propuse:
-"bueno.. a falta de baños tendré que hacer aquí no?"...

Un minuto mas tarde me dijo: "bueno pasa, pero dejame tu documento para saber que regresaras...".

Claro, se lo dí.. para mi lo importante era estar adentro. Obviamente ni al baño fuí y detrás de un kioskito le comencé a hacer el tipico "psssst... pssst" para pasarle la voz... se acercó....

-"Mira hermanito.. te voy a ser sincero.. allá en el tren que se fué iba mi novia... es la UNICA vez que ella vendrá (recalqué "ultima"...poco me falto decirle que yo tenía una enfermedad terminal y mi último deseo era conocer Machu Picchu)... como puedo hacer para subirme al tren que viene.. no sé.. algun "incentivo"... sin ofender claro.."

Me miró con cara de pocos amigos y me dió una negativa solo con la mirada.

Rogué, supliqué, ... hasta creo que le bailé. Y nada. Muy consecuente el tipo. Le pedí entonces mi documento y le pedí me abra la puerta para poder salir e irme resignado (por supuesto con mi mejor cara de tristeza...)

-"Mira, yo te doy el documento... pero yo no me responsasbilizo de lo que hagas... "

Yo tomé eso como un "si me das unos billetes, me hago el loco...".

Me dió el documento justo cuando el tren se acercaba... el me miraba con la puerta bien abierta y le pedí por última vez : "dejame subir hermano.. por favor.. yo adentro del tren me escondo que se yo..!".

No me dijo nada y miró a otro lado... metí mi mano en mi bolsillo para tan mala suerte (para él) que dí con una miserable (pero bien ganada) moneda de 5 soles y se la di para en 3 segundos treparme al tren (que obviamente nunca se detuvo) por la parte trasera como un delincuente del Viejo Oeste... corri y corrí y en marcha, me salió el Spiderman que llevo dentro...

.. y subí!.

Subí, voltié y lo ví a él, mirando su moneda en la mano y de pasada a mi, achinando sus ojos... jurándo seguramente cruel venganza a mi retorno... pero vamos, que podía hacer no?

Ya arriba, me dí cuenta que estaba en el último vagón. Como imagino en todo lugar los vagones se dividen en clase A, B, C.... yo estaba en en Z creo. Donde mil almas apretujadas trataban de acomodarse, personas con bultos, frutas, cajas... a mi lado una señora (muy lugareña ella), coloco un bulto a mis pies y me incomodó sobremanera... me dió tanto coraje, que opté por patear disimuladamente su jodido bulto para darme cuenta que era su hijo enrollado como un sushi andino... me asusté y me cagué de risa enseguida, mientras el niño de aproximadamente 4 años, me miraba sonriente... igual le sonreí y juré mentalmente no volver a patear un niño envuelto en un tren.
Pagué un boleto de última categoría y me fui paradito y arrinconado viendo el paisaje por una ventana ... eso me aliviano el viajecillo.
Luego de hora y media aproximadamente había llegado a "Aguas Calientes", que es el pueblo a los pies de Machu Picchu.

Allí pagué mi entrada y me subí al bus que me llevaría a la ciudadela. Ya sentado, aliviado y emocionado, me pregunté dulcemente...

"Como mierda haría para encontrar a Soledad en aquellas ruinas infestada de turistas?".

Al diablo, ya estaba allí.. y gritaré pues no? Además, ella llevaba una mochila roja inconfundible.

Llegué y de los 3000 turistas que inundaban Machu Picchu, 2900 tenían mochilas rojas.

Era como llegar a un nido de hormigas y no saber que hacer. Bueno, caminé y caminé gritando "Soleeeee!".. cuando me dí cuenta que era un nombre muy común por aquel día, ya que volteaban constantemente decenas de chicas...

Pasaron como 40 minutos ya ya me hacía la idea de jamás encontrarla... hasta que escuché un "pepe!" asi como glorioso. divino... nos abrazamos, le conté mi travesía y me hizo prometer jamás volver a hacer algo similar... me duró poquito la promesa, porque al regreso tuve que hacer exactamente lo mismo...

... pero la pasamos de putísima madre.

Todo estuvo bueno ese día. Hasta mis sandwiches de atún casi descompuesto los comí como el mejor manjar. Ya de regreso a la ciudad, de noche, muy de noche... salimos a comer (como mendigos hambrientos) ...

-"Amor, te arriesgaste mucho en hacer eso...", me dijo la Sole...
-"... pero si no lo hubiese hecho.. la hubiesemos pasado tan bien?", le pregunté, seguro de volver a hacerlo nuevamente...
-"... la verdad, no...", me respondió...

Y sonriente, le dí otro mordisco enorme a mi sandwich de pollo mientras pensaba lo mucho que debo amar a esta mujer...
Hay veces que en la vida uno debe arriesgarse a todo, sacrificar cosas, personas, situaciones... tomar un camino sin lanzar la moneda al aire, zambullirse sin pensar si el agua esta fría o no... con tal de buscar aquello que más se le asemeje a la felicidad...
... y a veces, el Tren de la Felicidad pasa tan sólo una vez por la estación de la vida...
...y yo me trepé, lo ví pasar y me trepé como pude... jugándome el todo o nada... y aquí ando, día tras día intentando pasar al siguiente vagón, hasta llegar al de "primera clase" y preguntarme: "¿Valió la pena...?"...
.... desde ya, cada vez que Soledad me sonríe... pienso que sí.
Y se me viene a la cabeza:... que había podido hacer el guardia de seguridad con esos 5 fabulosos solcitos...??

O2

Siempre me gusto viajar.
Y es que lo maravilloso de vivir en un país con tantos lugares por visitar, es que te puedes pasar la existencia yendo de aqui para allá, y nunca terminar de conocerlo por completo.

Y esa vez decidi ir a Huaraz, que es un pueblo a 7 horas de Lima, caracterizado por su altísimos nevados y su ancestral cultura (Chavín, que es una de las principales culturas pre-colombinas del Perú). Pero voy a evitar dar una clase de historia porque lo que menos tiene este blog es un sentido cultural y didáctico.

Me había embarcado cerca de las 11 de la noche, para dormir en el viaje supuse, cosa que no hice en absoluto por pasarmelas leyendo "Condorito's" en todo el trayecto... claro, sin mencionar al gordito de al lado que se la paso roncando como si se hubiese tragado a dos gatos, una liebre y un par de canarios que gritaban al unísono. En fin, arribamos a la ciudad de Huaraz a eso de las 6 de la mañana y lo primero que pensé es que jamás me arrepentiría de aquel viaje. El clima era frío pero perfecto, el cielo completamente celeste, las callecitas con características netamente andinas... y frente a la terminal leí un cartel donde decía escrito con pésima letra: "Ceviche - Cerveza"... es decir, nada podría arruinarme la felicidad.

Me hospedé en un hostel de muy mala pinta por fuera, pero por dentro estaba todo de putísima madre... me recibió un gringo que me dijo unas palabras de bienvendida en su idioma a lo que yo respondí con el infaltable y clásico " Hi !" , para tarde darme cuenta que aquel personaje era mas suizo que los chocolates y yo quedé como tremendo estúpido dándomelas de poliglota.

Eran ya las 10 de la mañana, había desempacado todo en mi habitación, cuando me dispuse a tomar desayuno en el comedor del hostel. Allí estaban todos reunidos, muy amables ellos, me invitaron a sentarme y conocernos.

Fué el desayuno mas extraño de mi vida porque no había leche ni café, había vino y cerveza.... no había pancitos , ni tamalitos, ni siquiera unas galletitas de agua.. habían "Doritos" de la noche anterior... mucho menos habían ni mantequilla ni mermelada.. habían cigarrillos.

... la juerga empezaba temprano allí por lo visto... ( o en mi inocencia me percaté que era mas bien la continuación de la noche anterior).

Me fuí a almorzar mas tarde con la resaca mas temprana de mi vida. Pasé por la agencia de tours y pagué los 3 días, que empezaba con la escalada al nevado más alto del Perú: Pastoruri.

"Señor, salimos a las 7 de la mañana, así que esta noche acuestese temprano para que vaya descansado", me aconsejó el guía turístico...
"De hecho hermano.. no te preocupes", le respondí sincero.

Eran las 6 y 10 de la mañana y abri un ojo para saltar cual gato y darme cuenta que nunca más bebería vino en cantidades industriales si al día siguiente tengo que hacer el papel de buen turista alpinista. Pero bueno, me bañe como pude y salí disparado al local de la agencia. Llegué diez minutos antes, saludé y me trepé literalmente al pequeño bus para, en el asiento del fondo, acomodarme como pude. Subió el guía a darnos la bienvenida para ser interrumpido por este servidor:

"¿... cuánto demora el viaje aproximadamente?", pregunté.
"uhmm como un par de horas o algo mas..", me dijo
"Genial!", acoté para en 5 segundos y medio dormirme cual lironcito bebé.

La chica de al lado me despertó con un codazo, y me dí cuenta que tenía congelado hasta el espiritu, señal que ya habíamos llegado. Me puse mi trajecito impermeable, mis botas con esos clavotes como para matar a una vaca de una sola patada, mis guantes y mi chullo en la cabeza (igualito al del "Libro gordo de Petete"), y salí disfrazado de astronauta andino para recibir las indicaciones del guía.
Teníamos dos alternativas: ir por el caminito fácil, en una subida lenta pero muy descansada... y otra, mas agreste y empinada, llena de caídas y dificultades.
Por supuesto escogí la primera, para darme cuenta que todos los chicos de mi edad escogieron la segunda opción.... así que me hice el loco, y di tres pasitos atrás como Michael Jackson en Moonwalker, para adherirme al segundo grupo...

"Ahh.. tu que dijiste? que me iba por el caminito fácil.. no, no!", le dije a Tiphaine, una francesa que se hospedaba conmigo en el hostel.

Subimos despacio y seguí al pie de la letra cada indicación del guía.
"allá arriba hay poco O2... sabes que es O2?", me preguntó ..
"oxígeno?", le contesté...
"Exacto!", y siguió con su explicación...

Y empezamos la subida.

".. no es tan complicado este camino tampoco..", pensé a la media hora de camino. Llegamos a la primera pendiente y nos dispusimos a subirla.
"A ver quien quiere subir primero..?", consultó el guía.
"... las damas primero obviamente", respondí con toda la caballerosidad, y porque no decirlo, mariconeada de mi ser.

Por payaso, tuve que ser el primero, y en lo que canta un gallo subí y me sentí el Yeti.
Estaba de lo más animado siguiendo la ruta cuando nos dió el encuentro un viejecillo con unos caballos...

"Cinco solcitos siñur...", me ofreció a la bestia para que lleve mis cosas.

"Nahh... maestro, eso dejéselo a los débiles!", le dije . Claro, yo era el Rey del Hielo, el Yeti, SubZero, y todos los valentones congelados conocidos juntos.

Claro, como suponen a la hora y media después senti un amor por los caballos indescriptible. Me apoyé en un bloque de hielo a tomar el poco aire que allí había... mi amiga francesa pasó al lado y me preguntó:
"uhh.. esta cansado Pepé!" (así con tilde en "Pepé")

"nooo.. solo se me metió una piedrita en la bota".

Se rió y me di cuenta que el vino de la noche anterior es mal compañero en viajes de esta magnitud... y más si aparte de eso lo unico que tenías en el estómago eran unas galletas de muy mala muerte y un café que parecía aguita sucia con algo de azúcar para el disimulo...

"... Tenemous que llegar hasta allá!", me añadió...

Justo en ese preciso momento pasó el guía a mi lado y me pregunta:

".. te quedaste sin O2!!... sabes que es O2?"
"esteee.. oxígeno???", le respondí nuevamente
"Exacto!", y siguió camimando...

No sé en que momento me di cuenta que, no sentía ni las piernas, ni el oxígeno, ni mi alma, ni nada... pero ya faltaba poco, asi que la última escalada se me hizo terriblemente pesada. Estaba pegado a la roca de hielo clavando los codos sobre las sobresalientes, cuando empezó uan pequeña tormenta de nieve que nos impedía la visión... miré al cielo y pregunté:

"O sea.. tu no vas a dejarme tranquilo nunca, no?".

Pero llegué.

Llegué, me arrodillé, y caí cara a la nieve. Hice mi muñequito de nieve que mas parecía un extraterrestre cabezón, y vi lo maravilloso que era ese lugar. Minutos después comenzaron a llegar los demás y todos juntos disfrutamos del paisaje... excepto un mexicano que, en su afán de querer demostrar no se que carajo, sacó de su bolso una botella de tequila y la ingirió sin más ni más... y entre todos tuvimos que bajar al esperpento de ser humano que quedaba, luego que el alcohol hiciera lo suyo en su cerebro junto con la altura y la falta de oxígeno.

Me senté un momento antes de iniciar la bajada a pensar.
Pensar que nunca quisiera dejar de hacer cosas como estas. Que allí era muy fácil ser feliz.
Saqué un frasco de agua y, allí sentado me sentí en la gloria.
El guía se sentó a mi lado y me dió unas palmadas en la espalda...

"Aquí todo es hermoso... respira, ...respira lo puro del O2... sabes que es O2?", me pregunta...
"eh.. no.. no sé.. a ver dime?", le respondí para que no joda más.

miércoles, 20 de agosto de 2008

Paralizer

Pocos amigos te duran toda la vida. Yo lo sé, y creo que la mayoría.

Pero tengo la suerte de contar aún con ellos... esos con los que pasaste mil cosas, mil vivencias, mil discusiones... tus complices de idioteces, de "malas aventuras" amorosas,.. en fin... los amigos de putamadre...

Y era el año 1993, ya terminando la escuela, cuando organizabamos el esperado "viaje de promoción", que no era otra cosa que juntar a un enorme grupete de desenfrenados mozalbetes, para (muy irresponsablemente, confieso) enviarlos al interior del país para que den rienda suelta a toda la estupidez recargada en 11 años de martirizante disciplina. Cabe resaltar que el estudiar en el colegio "Maristas" como yo lo hice, traía consigo una estricta y condenante enseñanza religiosa (introducida en nuestras almas hasta por enema); y que, al culminarse, eramos como una olla a presión a punto de explosionar.

Y así se planifico el viaje... destino: Cusco y Machu Picchu. Nada podía ser mejor.
Pero claro, un grupo de chicos solos no ibamos a viajar solos, no? "... nos podía pasar cualquier cosa..". Así que, (no se a quién), se le ocurrió hacer un sorteo con los 10 boletos sobrantes, para que unas voluntarias y abnegadas madres hagan el papelito de chaperonas y nos caguen un poquito las vacaciones.

Por supuesto, desde niñito que tengo conflictos con ese Señor de barbita que está en los cielos, así que Él, con su dedo omnipotente, señalo la bolsita con aquellos papelitos escritos con los nombres de nuestras progenitoras, para que el segundo nombre sorteado sea el de mi madre....

(obviaré las maldiciones de ese momento para evitar algún tipo de represalia eclesiástica por el estilo...).

Pero bueno, mi madre me advirtió en casa :"diviertete, y pásala bien... apenas bajemos del avión, dejo de ser tu madre y disfruta tu viaje...". Y yo le hice caso.

Y ni me miró... asi que la pasé super bien...(excepto claro, cuando me pidió el baño de la habitación en el preciso instante que un oportuno amigo desenbolsaba una tira de 20 preservativos, los cuales ni se molestó en esconder si no todo lo contrario, se quedó así paralizado, con la mano bien levantada con aquellos "globitos"...diciéndo bajito : "¿como esta señora...?" ).

En fin.

Por aquella época (y hasta nuestros días) tenía dos grandes "cómplices": Oscar y Renzo... fieles compañeros de batallas que, casi siempre, perdíamos. Pero fieles al castigo (y al honor), le seguimos en la lucha.

El estudiar en un colegio masculino tiene sus pro y sus contras... una de ellas era la presión de grupo, de, cada cierto tiempo, demostrar cuán valiente eres y cuán "hombre" eres.

Y claro, el viaje era la oportunidad perfecta para demostrar aquello.

Así llegamos a la ciudad imperial, emocionados y dispuestos a pasar la mejor semana de nuestras vidas. Como era de esperarse esa noche salimos de discoteca, felices, entusiasmados...

"tantas señoritas por conocer...!!!", ... tarde me di cuenta que éramos como ochenta estupidizados chiquillos dentro de una discoteca de dos por medio, y la única diversión iba a ser bailar entre nosotros. Pero igual bebimos (o "chupamos") hasta más no poder.

Resultado final: 3 chicos alcoholizados, uno de los cuales desmayado con dos litros de ron puro en las venas, justito frente a la comisaría local, pedía al Señor lo lleve a su regazo....

"NADIE SALE ESTA NOCHE!", oímos de una madre encolerizada...

A la noche siguiente nuestro buen Oscar (siempre caracterizado por sus buenos modales y su responsabilidad abosluta), no tuvo mejor idea que abrir la ventana (justo la que daba al muchacho alcoholizado antes mencionado que por supuesto tendría una resaca perpetua) y escaparse. Si, se escapó, sin más ni más... dejando la ventana abierta y delatora...

(Cabe resaltar que estábamos a grados bajo 0, por lo que el chico éste, no sólo moriría alcoholizado, sino congelado cual pavo navideño). Felizmente llegaron antes de que entrara a estado de ipotermia... "UN GRUPO SE HA ESCAPADO!", gritaron las madres esta vez. Nosotros, fieles compañeros, bien huevones nos hicimos.

Luego de largas súplicas, promesas mas grandes que a la Virgen, y alabanzas a estas bellas madrecitas nos dejaron salir con la promesa de llegar antes de las 2 am. "Pero por supuesto", contestámos al unísono...

... el último llego a las 7 am, más borracho que alemán después de la caída del muro.

Renzo y yo no quisimos pasar por la situación de la noche anterior, así que decidimos ir a otra discoteca diferente del resto... (hago un parentesis para resaltar que en esa discoteca encontramos a un ex profesor en situaciones un tanto indecentes con unas chiquillas de internado, pero esa es otra historia).

Fieles a nuestro estilo "seductor" (y un tanto - o demasiado- estupidón), nos disponíamos a tantear, como cazadores, cual chica quería bailar con estos especímenes de exportación... pasada la media hora y al darnos cuenta que no le atinabamos a ni una, miramos el segundo piso a dos chiquillas que, con sus ojitos repintados con maquillaje barato, nos invitaban al lujurioso camino del "¿quieres bailar conmigo?". Y ni cortos ni perezosos subimos (por supuesto haciéndonos los desentendidos). Después de un par de palabras absurdas, estaba yo bajando por las escalinatas de la mano de aquella damisela para bailar el mejor "techno" del momento.

Pero Renzo no bajaba.
Segunda canción: y Renzo no bajaba. Lo veía allí arriba, meneándose apoyado en el balcón.
Tercera canción: le hacía señas con la mano para que bajase y nada.
Me harté y subí a ver que pasaba. Me señalo a la chica con una ceja.

"Ahhhh ya...", dije disimulado mientras veía la pierna enyesada de aquella chica supuestamente accidentada.
"Buenas noches señoritas, nos vemos luego..", y bajamos.

-"Tienes una suerte huevón!", le dije
-"Nada.. ahora si la hago", me respondió segurísimo.

Buscamos, bebimos, fumamos.. y ni muestras de alguién a quien deslumbrar con nuestros escondidos encantos.. pero encantos al fin.

Hasta que Renzo miró al costado y una chica (en grandes muestras de ebriedad) se quedaba dormida apoyada en una de las rocas de aquella rústica discoteca... "Aquí la hago!".

Salieron a bailar. Él me guiñaba el ojo como diciendome "a mi esta no me gana..!".
Pero le ganó. La muchacha no sólo era la mejor bailarina de los 90's, sino que con sus movimientos desbordantes, terminó por opacar e intimidar a nuestro buen Renzo.

Claro, nos fuimos.

A la noche siguiente, (esa si iba a ser la noche de Renzo), fuimos a otra discoteca, y desde que llegamos, él entabló conversación con la chica mas guapa de la fiesta. Horas y horas conversando, bailando, riendo... estaba feliz.

Subí al balcón y ahí lo veía bailando, me miraba y sonreía. Yo: orgulloso carajo!.
Cuando en eso, (Dios es grande) le pusieron la mejor balada del momento.
Y ahí estaban, Renzo y la guapa muchacha, mirándose. .. enamorados como en el último baile de sus vidas.Yo miraba como en camara lenta se acercaban sus rostros, despacio, tiernos... sus labios a diez minimos centímetros a punto de consumar la magia del amor...

"¡PARALIZER... PARALIZER!", se escuchó un grito y todos salieron disparados de la pista de baile (incluida la señorita conquistada) y de la discoteca en sí. Un oportuno bromista había depositado todo el contenido de gas de pimienta en el interior y, mezclado con el humo del ambiente, casi nos mata a todos.

Yo me quede solo en el segundo piso viendo como todos corrían para no ahogarse.
Y solito, allí abajo, lo ví a Renzo, estático en la pista de baile, con sus ojos rojos y llorosos por el gas, mirándome.. silencioso.

Bajé y le puse la mano en el hombro...
-"Tienes una suerte huevón!", le repetí.
Y abrazados nos fuimos a caminar por ahí.
( FOTO DE AQUELLA ÉPOCA..de IZQ. a DER.: Jaime (gran amigo, haciendo alarde de sus malas artes) Este servidor (con corte de pelo digno de excomulgación) Oscar (vestido como seudo-yuppie, muy decentito él) y debajo nuestro gran Renzo (con las primeras señales de su calvicie, buscando no sé que demonios en su billetera).

lunes, 18 de agosto de 2008

La Mudanza


Ninguna despedida es linda.

Claro, a menos que despidas a Bush antes de darle una soberana patada en el culo y lanzarlo por un abismo . Y es que tuve que despedirme de la casa (y sus integrantes) donde habité todo este tiempo a mi llegada a Argentina.

Exactamente estuve 288 días en aquella casa... para ser mas exactos, unas 6912 horas (puede ser un par de horas mas tal vez...). Y no es que sea un maniático con los números o un erudito en el cálculo.... llamemósle mejor estupidez del momento mejor.

En fin, a mi no me gustan las despedidas.

El motivo del ausentismo por estos lares fue ese también. Claro, a veces simplemente no me da la gana de escribir nada... pero no es la causa esta vez. Era sólo lo "odioso" de tener que empaquetar todas las porquerías que has ido juntando con tanto esmero durante meses. No se si les pasa, pero me hago un lío para saber que me sirve y que es simplemente basura.

Así que, lleno de valor, traté de envolver lo que realmente necesito y grande fue mi sorpresa al darme cuenta que tenía paquetes como para sobrevivir en un refugio luego de un cataclismo nuclear.

El irme de la casa de Lucio y Margarita (asi se llaman los viejecillos que con tanto cariño me acogieron como a un hijo.. y digo como un hijo, porque a un hijo siempre se le jode..) fué sólo dar el siguiente paso: el ser cada vez más independiente en un país donde, solo, tienes que aprender a sobrevivir. Me dió un poco de tristeza, confieso, el darles la noticia. Creo que de parte de ellos fue mas grande la pena... por un instante pude decirles : "no mentira.. no me voy".

Pero ya estaba decidido.

Poco a poco, pude traer mis cosas (aqui al departamento donde ahora vivo). Me di cuenta que odio las mudanzas. Empiezas empaquetando todo y ves que nunca terminarás... y cuando terminas caes rendido y gritas "por fin!", como lo hice.. para darte cuenta que eres tremendo estúpido porque al trasladarlas, tendrás que realizar la misma operación de lado inverso: el desempacar...

.. pero bueno, todo tiene un sacrificio.

Un aviso en internet solicitaban compañero para compartir un departamento. Yo ya andaba en la búsqueda hace un tiempo asi que ni corto ni perezoso procedí a contactarme el dueño.

Ahí conocí a Sergio, quien me propuso ir a ver el departamento para ver si me convenía.
Estaba frente al Shopping, así que la zona se me hace conocida. Después de una charla y un breve tour por el edificio (cerveza en mano), pactamos la mudanza. Claro después de una cerveza el mundo se vuelve florido, paradisiaco, mágico... luego de seis, la decisión era un hecho. Tenía todo al alcance: mas cercanía a mi trabajo; caminando llegaba a la casa de Soledad; el Shopping al frente (claro que jamás compro un carajo allí.. pero bueno); tiendas por doquier al otro extremo... y el kioskito donde puedes pedir una cerveza y decir "te traigo el envase luego.. sale?".

Y así me instalé. Pesado el proceso, pero al fin me instalé.
La primera mañana, al buscar unas cosas en la nueva cocina, encontré un envase de insecticida... lo primero en mi mente: CUCARACHAS!. .. pero nahh, "ni que los bichos estos supieran utilizar un ascensor... no?.. y en caso así sea, se jodieron porque no creo que además sepan contar como para apretar el botón 7". En fin.

Y bueno, así que aquí ando.

Repito, deje de escribir entradas porque tuvimos un lío al conectar las máquinas a internet.. lío que nuestro buen Marce nos solucionó y me hizo recordar que para la tecnología soy un animal.

El ser un extraño en un país extraño cuesta un poco. Al menos a mí me costó mucho el acostumbrarme. Pero cada cambio trae consigo nuevas y buenas cosas... las más resaltantes son el aprendizaje... y esas cosas no se compran.

Hoy particularmente ando muy meditabundo y filosófico. Debe ser eso del cambio.

Apoyado en la ventana, miro la vista de la ciudad que me ofrece el vivir en un sétimo piso... y mil interrogantes pasan por mi cabeza... me quedo buen rato con la mirada en el horizonte, observo los árboles, los autos pasar a velocidad, la gente que va y viene por el acceso... hasta que me detengo en un punto fijo debajo del edificio y pienso:

... "¿que tanto buscará ese huevón en la basura...?"

.. y así rapidito se me fue a la mierda la filosofía.

martes, 12 de agosto de 2008

El Último Cangrejo Mártir

Yo tenía cerca de 12 años masomenos. No recuerdo con exactitud la fecha, pero calculo que masomenos por ahí iba la cosa. Por supuesto que eso a ustedes no les importa mucho, así que obviaré los detalles para otro momento.

En mi país se suele comer muchos "frutos del mar". Yo, particularmente, me como todo lo que de allí provenga: pescados, mariscos, algas, arena, piedras... no hay nada mejor para mi que eso.. Claro, aqui en Mendoza me tengo que conformar rara vez con un pescado congelado tan durito como una piedrita en el zapato.
Pero esos son sacrificios propios del viajante...

Bueno, continuando con el relato, tenía esa edad masomenos, y mi madre, complaciente ella, me iba a preparar una sopa de cangrejos ... de esas que te dejan chupandote los dedos por 4 días y medio... (al menos a mí). Y es que, como a la mayoria de Argentinos la carne de res es parte ya de su organismo... para mí, personaje que vivió toda su vida a metros del mar, no había mejor banquete que el mencionado anteriormente.

Los cangrejos suelen comprarse vivos. Si, estos crustáceos benditos se mantienen vivos por largo tiempo fuera de su habitat.. y bueno, mi madre compró unos cuantos y los trajo a casa para, en minutos, verlos ya servidos en mi plato, que, obviamente, repetiría desvergonzadamente...

-"Cuidado Pepe en tocar los cangrejos que te pueden cojer con las tenazas", me advirtió mi señora progenitora... a lo que yo asenté con la cabeza.

Y claro, desde niño me caracterizé por ser bien huevonazo, asi que al menor descuido, y estando solo en la cocina, con esos cangrejitos juguetones moviendose sobre el tablero, no se me ocurrió mejor idea que joderlos un poco...

... dedito por aquí, dedito por allá, los tocaba, los examinaba, los hacía caminar como en una carrera, los hacía bailar... en fin.. me convertí en minutos en el "jode-crustáceos" mas importante del país.

(NOTA MENTAL: NUNCA, NUNCA POR EL AMOR DE DIOS, JODAS A UN CANGREJO... Y MENOS SI ÉL SABE QUE PRONTO SE CONVERTIRÁ EN SOPA).

Por supuesto, no pasaron muchos segundos para que uno de ellos, seguramente el líder de la banda, me mirara con ese par de ojitos que Dios (o Neptuno) le dió.. y con todo el odio que su cascarudo cuerpo le brindaba, abrió su enorme tenaza en camara lenta para cerrarla con toda su puta alma en mi dedo aún adolescente...

Vale aclarar que estos animalejos tienen una tenaza mas grande que la otra, enorme... es como la versión de HellBoy pero Marino...

Yo estiré el brazo.. nada, jamás me soltó.

Lo golpeé treinta veces contra la pared.. y el cangrejo seguía cual siames pegado a mi...
Me tapaba la boca para no delatarme (dolía muchísimo), mientras intenté abrir la tenaza con una cuchara.. y nada, era como si su venganza fuese su última voluntad antes de morir...

Después de varios minutos de lucha cuerpo a cuerpo, pensé en la única forma de safar de que mi dedo termine gangrenado por falta de circulación, era partirle la tenaza en dos... y lo más cercanoa mi era la famosa cuchara de madera de Mamá (con la que repetidas veces me dió "mi merecido")... así que lo golpeé con todas mis fuerzas...

... para darme cuenta que no solo no me soltó... si no que apretó mas el condenado animalito del Señor...

Escuchaba que mi madre se acercaba a la cocina y le dí el último golpe, contra la pared... para que me soltase y cayera al piso haciéndolo sonar como una piedra rebotante....

-"Uy se cayó uno...", dijo mi madre, lo levantó y lo puso con los demas...
Yo estaba al lado con mi mano escondida debajo del otro brazo ... estaba colorado como un tomate a punto de hervir...

-"... y a tí que te pasa?", ,me preguntó...
-"..hmmm...nahhh nahh..", respondí con vocesita de niña de 3 años. Si la vieja se enteraba de lo sucedido me sermoneaba tres días sin parar.

Me quedé mirando de lejitos como terminaban todos dentro de la olla con agua a punto de calentarse... el dedo, obviamente, lo tenía hecho remierda.

Mi mamá fue al patio a traer no sé que cosas.. y aproveche para destapar la olla y ver al crustáceo ese que me trituro el dedo... saqué la tapa y allí lo ví.... con la mirada baja, como arrepentido... resignado...
No pude evitar una maliciosa sonrisa ...

-"jódete ahora ...!", murmuré mientras no dejaba de sobarme el dedo...

... a lo que el Cangrejito, muy firme, antes de morir, levantó la mirada y su tenaza ... como en símbolo de victoria.

Inventario a ella.

El domingo que pasó fué su cumpleaños.

Claro, nada fuera de este mundo, pero si para mí, porque fué el primero en mi vida en el que no pude darle un beso. Ni un abrazo, ni una mirada... (es más, hace casi nueve meses que no la veo a los ojos). Fue raro para mi la sensación de conformarme con solo pensarla.

Pero asi es esta vida. Quierala o no.
Yo tenía que volar desde hace mucho. Al principio sentí que mis alas eran de cera... que no iba a durar mucho tiempo alejado de "lo mío", para regresarme en el acto. Y aqui ando, con nueva gente, con nuevas costumbres, con nueva forma de hablar, con nuevas comidas y nuevos aires.

Es sensación de sentirse "el extranjero" todo el tiempo. No es malo eso. Pero si extraño a cada segundo.

Y pensaba: tantas cosas que pasaron cerca suyo...

Tantas, tantas y tan cerca las siento hoy...
Por lo que me recopilé un inventario de mi memoria con ella...:

"Los besos en la frente al dormir, el olor a comida de sus manos, su "abrigate al salir" y su "no fumes por favor"... los "ya vengo voy a salir un ratito", sus gritos de tres horas, el ceviche de los sábados, el reirse de cada chiste mio... el cabello corto y rojizo, los dolores de espalda... el grito asustadizo al levantarla... las lágrimas cuando hacía algo bueno, el "esa comida se está quemando", las llamadas a la oficina; las cejas fruncidas cuando llegaba muy de mañana, los "que loco eres!"... su chompita morada a la cintura, sus zapatillas blancas, ... sus noches en vela en mis idas al hospital, su mano golpeandome el pecho para que respire nuevamente.... los abrazos, los abrazos, los abrazos... las comidas para mi amigos, las cervezas que nos regalaba... sus críticas, su terquedad y sus enojos... las aspirinas en sus bolsillos, las migrañas de los domingos... sus estornudos al comer mucho, las cambiadas de canal para ver sus programas... su odio a las películas de terror, sus carcajadas que oía desde mi habitación... el sonido de mi puerta a la madrugada con su sombra... el "apaga la luz hijo!",... la cebolla frita, los ajíes y el humo de su cocina,.. el modo de hacerme pedir perdón, su cabeza en la ventana cuando llegaba borracho de la Universidad... el cargar su bolsa del mercado, el amor hacia sus nietos... el quitarse un pan para darnoslo, el cambiar la contabilidad para empaquetar fideos... los regaños a mi padre, sus "no quiero cocinar hoy domingo"... el buzo azul que no combina, los billetes que me regalo cuando se ganó un premio... las "pepsi" que escondía al lado de su cama, su nunca aprender a usar el celular... la forma de ablandarme el corazón, las jaladas de patillas cuando niño... sus aplausos vergonzosos cuando ganaba algo en el colegio, sus lágrimas al morir su hermana... el siempre llamarnos con diminutivos hasta grandes... el joderme con cortarme el cabello, sus canciones y baladas a todo volúmen... la misma canción cantada con dos copas de más, ...su orgullo, si su raro orgullo hacía mi... el confundir siempre a Helen Hunt con Jodie Foster; su pena por las amigas que perdió... la bicicleta que me regaló esa navidad, sus lágrimas cuando no teníamos que comer... el vals de aquella noche...

... sus brazos estirados el día de mi partida.
... el "vas a venir en Diciembre no?", de este domingo."

Es raro que ponga las manos al fuego por alguna persona.
Y esta mujer, llena de defectos y virtudes, que me hizo renegar tantas veces y sonreir tantas otras, es mi madre.

.. y por ella me quito no sólo el sombrero...
... me arrodillo en el acto.


sábado, 9 de agosto de 2008

D.U.E.N.D.E. S.A.

Excepto en las palabras de nuestros queridos politicos, tengo mente abierta para poder creer en todo... en los ovnis, fantasmas, chupacabras, el Yeti, el mounstruo del Loch Ness y en Gasparín. Desde siempre me gusto todo este tema paranormal, y algunas experiencias raras he tenido, mas nunca (nunca) con un duende.

Si ya sé, a lo mejor piensan "hay que ser bien huevón!...".
Y tal vez lo sea, pero de otro modo no les narraría la historia a continuación...:
"Ya de noche, me dispongo a salir de casa para ir a casa de Sole (Soledad es mi bella, delicada, refinada - excepto frente a un helado o un lomo gigante - y muy distinguida novia), y tomo el camino habitual. Si hay algo aqui en Mendoza muy diferente a las calles de mi ciudad natal, es la falta de luminosidad en las calles (debe ser la sombra de cantidad de árboles que aquí abunda).
Bueno, camino distraído rumbo a la parada de colectivos, (son como 3 cuadras desde mi casa), y paso al lado de un grupete de chicos, agachados sobre el piso, como buscando algo. Eran tres ellos, dos chicas y un jovenzuelo con los pelos erectos como si se peinara con electricidad. No les dí importancia y seguí mi camino; saco mis audífonos del bolsillo y me dispongo a escuchar un poco de música, cuando de pronto escucho un grito ensordecedor que juro me hizo trizas el alma unos segundos...
"ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!", gritó estruendosamente la muchachita esta...

Volteo de inmediato (fiel a mi curiosidad) para saber que diablos pasó y veo al mismo grupo, esta vez mirando cerca de la canaleta al borde de la vereda...

-"¿Qué pasó...?", pregunto qutándome los audífonos de los oídos (haciendome el desentendido... claro está)
-"Un duende!", me respondió la chica.

De inmediato me pongo los audífonos nuevamente, preguntándome porque no se van un poco a la mierda , y doy media vuelta para seguir mi camino...

"en serio te digo... hay un duende!", me repitió medio temblorosa...
"ajá.. y tu eres una extraterrestre rubia con mochila, no?", pensé.

Estaba en eso, pensando en mi mejor frase para destruirles el chiste (y la moral) de la forma mas sutil, cuando de pronto, (putísima y grandísima madre!) saltó del borde esa "cosa", parada en dos patas, dar un par de brincos y correr hasta un desmonte y esconderse...

Claro, claro, podía ser cualquier cosa, que luego, más calmado, analicé y obtuve estas opciones:
a) una ardilla sin cola en jeans.
b) una rata gigante aburrida de correr en cuatro patas con overol a la moda
c) un niño muy muy petiso escapando de casa para no tomar la sopa.
d) "Orco" de He-Man (ah no, descartado, porque Orco no tenia patas, y además volaba)
e) efectos secundarios de la sopa de hongos que tomé en el almuerzo.
f) efectivamente, un duende de mierda.

Por supuesto que mi primera reacción fue apoyarme en la pared para exclamar muy delicadamente, como me caracterizo:
"¡QUE MIERDA FUE ESO?!?!?!?"

Lamentablemente, mi celular no tiene cámara (ni mp3, ni acceso a internet, ni gps... es decir, si suena es porque en fin!), como para registrar el extraño hecho.
Pero les puedo hacer un dibujito, como quien juega, para describirles a grandes razgos lo que esa noche ví (el en siguiente videito):

video

El mozalbete de cabellos erectos me dice:
-"ehh loco, creo que se fue por allá... vamos a ver?!"

-"NI CAGANDO!", le respondí amablemente.

-"era un duende loco...!", añade...
-"... que va ser un duende?!!... era una rata gorda apurada nada más", le respondo, diciéndome a la vez en mi cabeza "mentiroso...".
Me fui derechito a la casa de Sole, me abrió la puerta y le conté lo sucedido. Obvio, hay que ser muy crédulo para creerme, pero ella es tan buena que me dijo: "busquemos información y asi te sacas la duda". Buscamos en internet, y bueno, todos los supuestos videos de duendes eran falsos. (totalmente). Así me sentí mas tranquilo y me olvide del tema.
No sé si a veces la mente nos juega pasadas. Sería interesantísimo para mi que alguien me contara alguna experiencia similar... o que me confiese de una vez (tal vez) que Mendoza era el "Paraíso Perdido de los duendes" Y YO NI ENTERADO.....que se yo. Pero si ando medio loco, y no soy el único, al menos hagamos algo asi como "el Club del duende Incomprendido"... o lo que se le parezca.
Ya casi de madrugada, estaba de regreso a casa y era mas fácil para mi olvidar el hecho... y pensaba... "duendes: huevadas...!". Y sonreía.
Putié a todos los duendes del mundo, incluyendo a Papá Pitufo, que siempre me cayó para el culo, a los Gnomos, al Hada Madrina de Pinocho, a Los Liliputienses, a Tom Cruise y a Evo Morales . Todos, todos :"duendes de mierda!".
Ya bajando del colectivo, me di cuenta que tenía que pasar por el mismo lugar donde ví al supuesto espectrito maligno ...
Claro, ahora era diferente porque el lugar estaba mas oscuro, con ningún alma en la calle, con hojas volando por todos lados, con ese silencio absoluto y con una pizquilla (no mucha, pero importante) de sensación extraña en la mente..
"Son tan lindos y buena gente los duendes...!",
dije mirando el piso, caminando... apuradito y rapidito.

martes, 5 de agosto de 2008

La Cucaracha, Yo y MI Otro Yo


Cada persona de hecho le tiene miedo a algo: a la oscuridad, a las alturas, a la estupidez misma, a RBD o a los perros con tres cabezas. Es normal eso.

Yo no le tengo miedo a las cucarachas (por si lo piensan a través del título...). LE TENGO PÁNICO. FOBIA. TERROR.
No hay cosa mas terrorífica para mí que uno (o muchos) de esos insectos prehistóricos del infierno. Desde que tengo uso de razón, las cucarachas son mi Kriptonita.

Métanme en una tinaja llena de gusanos: lo tolero.
Preséntenme a Lucifer despues de ver perder a su equipo: lo aguanto.
Encierrenme con siete Rottweiller muertos de hambre en un baño: me los trago.
Pero pónganme una cucaracha delante: NO, JAMÁS. JAMÁS Y MIL VECES JAMÁS.

Aquí en Argentina no había tenido la "dicha" de que me presentasen a uno de estos insectos aún. Menos mal. Así que, como todas las noches, llegaba a mi habitación sintiéndome un rey.

Hasta esa noche...

... enciendo la luz, me quito la ropa y me tiro a la cama a ponerme el pijama mas sensual que tengo (léase un buzo que ya pasó el límite de la realidad y una camiseta que antes era blanca y ahora es media "grisácea marronesca"..), cuando, de repente me siento acompañado en el cuarto.
Juro en este momento que si era un fantasma, me sentaba a conversar con él.

Pero no era ningún alma en pena... volteo despacio mi cabeza sobre la almohada y a exactamente veinte centímetros de mi, SI, una cucaracha enorme me hace ojitos moviéndome la antenillas...

SALTÉ COMO UN CANGURO EN CELO!.
Me apoyé en la puerta sin saber que hacer. ¿La mató?. JAMÁS. Ni de eso soy capaz.

Pasaron como cinco minutos terrenales (veinticuatro en mi cabeza), y estábamos alli, cucaracha y humano planeando el mejor ataque para la batalla.

Vino a mi cabeza un estudio que hice años anteriores sobre estos bichos, el cual llegó a la conclusión que existen Tres Clases importantes de los benditos animalejos:
1) La Cucaracha de Mierda
2) La Cucaracha Granputa
3) La Cucaracha Albina, totalmente blanca que le vino incluida en un plato de fideos a mi amiga Pilar, en un restaurante de comida china, allá por las épocas universitarias. ( y que casi se come pensándo era un rico y suculento camarón... pero esa es otra historia...).
Pero aquellos análisis no me servían de nada en ese momento. Asi que tomé lo primero que tenía en la mano y lo lanzé. Tarde me di cuenta que le había arrojado un pedazo de papel que ni cosquillas le hizo.

Miró hacia arriba y vi un envase de Lysoform (para los que no saben es un desodorante/desinfectante ambiental en aerosol). Me acerqué despacio y le vacié medio frasco...

Minutos despues me encontraba en la habitación con la cucaracha mas limpia del planeta y con el mejor olor a flores de campo.
MALDITA SEA! Jamás morirá este animal engendrado por el mal.
... y yo no podía ser tan maricón !.

Entró (o salió, no lo sé) de mi cuerpo mi Alter Ego... el malo, el vengador.... el que no cree en nadie, el enviado de Satanás, el asesino malnacido ... y sentí que hasta me creció más la barba. Estaba Furioso!.
Tomé una zapatilla y la lanzé con todas mis fuerzas a la almohada (que malo no?).
Les juró que si era una rata, un dragón del Komodo o un cocodrilo hambriento lo descuartizaba y me lo comía crudo... PERO ERA UNA CUCARACHA... (entienden eso no?).
Le lanzé todo mi repertorio de calzado, y la muy puta las esquivaba como Neo en Matrix,

Pero me quedaba un zapato... Me quedé quieto, señale y apunté... Moví mi brazo en camara lenta como el pitcher mas profesional y lanzé el calzado viejo ese que iba girando y girando como un molino, cortando el viento... mientras de mi boca salía un distorsionado "muuuueeeeeereeeeeee...:!"

El zapato cayó sobre el hemimetábolo animal para aplastarlo como torillita lista para el burrito.
Dió dos volteretas y terminó en el piso patas arriba, moviéndose, estirando sus antenas....

Y allí estábamos: La cucaracha, Yo y mi Otro Yo.. aún encendido.

Pero no podía ni siquiera acercarme al cadáver del bicho. JAMÁS.
Me eché en mi cama y con la luz prendida evite mirar al piso.

Creo que de purita fobia (y exhausto por el combate) me dormí.

Al día siguiente abrí los ojos. Era sábado y no tenía que ir a trabajar. Estaba feliz, enteramente feliz... de repente se me vino a la mente la bendita cucaracha... Giré la cabeza despacio.. muy despacio hacia el piso....

... Y NO ESTABA!.

Mierda.. mierda y mil mierdas para mis adentros.!

Salté y bajé al primer piso y no quise dormir jamás.

domingo, 3 de agosto de 2008

Arlequín.

Breve.
Asi puedo colocarle como adjetivo a esta entrada.
¿Porqué...?. No lo sé. pero lo justo y necesario.

Hoy estuve viendo alguno de mis DVDs del Cirque du Soleil. Aclaro que adoro el circo. Aclaro que adoro más al Cirque du Soleil... y, terminando de ver, recordé que hace años, siempre dibujaba arlequines en mis cuadernos... ¿Porqué...? (otra vez). No lo sé. No soy psicólogo ni mucho menos, pero alguna explicación debió existir.

Y hoy quise ser un arlequín.
Reir y llorar. Bailar y dar saltos.
¿Será el deseo de estar encerrado en un caparazón y querer reventar?
No lo sé.

Me voy queriendo ser un arlequín.
Y jugar con marionetas en mi cabeza.

Fin de la historia.
(encontré uno de estos dibujos que hacía por entonces... lo comparto con ustedes)


La Canción del Patriota desempleado.


Tener empleo estable: cosa difícil no?

Aquí se me hace. Pero a veces, mas que una cara bonita, tus conocimientos (leáse "sacada de mierda en años universitarios"), tu sentido del humor y tus ganas de trabajar no son suficientes.
Eso lo sabemos todos y no es mi inteción contradecirlos.

Hace un tiempo salí a buscar trabajo.
Si me pongo a contar la historia de como busca trabajo alguien... caería en mil y un redundancias.

Así que, para no joderlos y aburrirles mas la vida, guitarrita en mano, cajón y castañuelas, algo de cerveza y buenos ánimos, paso a continuación a improvisarles la siguiente canción:

(léase en ritmo de vals criollo en MI menor con zapateadita armoniosa y trago en mano...)

Guiado por mi instinto de supervivencia,
pongo mis dedos en movimiento sincero,
redacto, (obviando necesarios defectos)
un curriculum con absolutísima decencia...

Puntos, comas... palabras corregidas,
estudios realizados, trabajos anteriores,
(y un diseñito gracioso, como flores)
el buen resúmen de esta "hermosa" vida..

Camino, encuentro y espero muy ansioso
a entregar el dichoso papelito...
me acomodo y me peino bien bonito,
"pase señor, es la oficina del fondo..."

Sentado en su enorme sillón de cuero,
me mira atento el gordito caballero
estiro la mano y golpeo el cenicero;
"disculpe usted, soy torpe cuando quiero..."

Dos sonrisas y un "¿...tenés experiencia?"
"Cinco años masomenos...", respondo muy seguro
Se da cuenta que conozco del laburo,
Respiro hondo; tranquilo con mi conciencia...
Me cuenta del sueldo, me habla del horario,
le muestro mis trabajos, me mira interesado......
de pronto, su semblante algo estresado,
"¿Pasó algo"?, me pregunto contrariado...

"Ah... vos sos peruano?", frotándose las manos
"Claro...!",y casi le canto el himno......
y su ojos, releyendo el papelillo
decián: "No te preocupes, nosotros te llamamos..."

Mil puteadas en mil silencios,
mil insultos en mi mente...
"¿que me hace diferente......
mis costumbres, mis acentos?"

Me levanto, "carajo, que mala pata!
"tomo mis trabajos, ordenadamente
estiro mi mano y muy amablemente
"señor, que se lo coja a Ud. una rata...!"

Por la San Martin enciendo un cigarrillo,
y un mendigo me pide unas monedas
de mi bolsillo le di todo lo que queda...
... y me di cuenta que me quedaba sin sencillo...

Llegué a casa cansado, sin colectivo,
y escribo unas notas en mi cuarderno...
"¿Me enojo así por este enfermo
o le doy la vuelta y me hago el vivo?".

El último billete que tenía en la mano,
y salgo a comprar algo por alli...,
"Señora, cuanto estan estas galletas?"
"dos pesos hijo, tu no eres de aqui..?...
y haciendo de lado mis rabietas:
"no señora.. yo soy bien peruano".

Entonces, después de este bailongo... que hacemos?. Claro, seguimos insistiendo en buscar otro trabajo.. (el que tengo ahora no me es suficiente y necesito otro),eso es lógico.

Pero al menos por hoy ( y solo por hoy), seguimos cantando, chupando y gozando de la jarana.

viernes, 1 de agosto de 2008

Pesadilla en Pedro Vargas Street.



















El insomnio es para mi un talento especial.

Ganas tengo de dormir, de verdad, pero tengo la puta costumbre (puta y mil veces puta) de dormir poco. Todos los días (lunes a viernes, domingos, feriados, fiestas patronales y eclipses solares) me despierto 6 y 25 am. MALDICIÓN!.
Todos los días maldigo a mi despertador.
No porque me despierte. Si no porque yo lo despierto a él.
Si. Creanlo. Intente de todo para dormir más. Pero Dios quiso que le cumpliera el refrancillo de "A quien madruga...". El que lo inventó, debió ser un cojonudo como yo, que, al tener mis caracteristicas habrá pensado: " vamos a joder al resto también no...?".
Y ayer a la noche, muy muy de noche (pongámosle 2:45 am.) mi maldito organismo no daba señales de querer poner en out los órganos de este maravilloso y cada vez mas avejentado cuerpecillo. Tenía que salir a trabajar a las 7.30 am. Y (carajo!) ni una pizca de pestañeada.
Haciendo gala a mi experimentada estupidez, me inventé un metodo para echarme a la cama.
Me metí al youtube a ver videos... (en algún momento me cansaré y tendré sueño...).

Empecé con videos de ovnis y no sé como terminé viendo la cosa mas espantosa del mundo... un supuesto fantasma captado por una camara (si, es probable sea falso), pero a la madrugada, hasta los pitufos dan miedo. Cobardía absoluta. (léase "Mariconada Innata").
JUSTIFICACIÓN: "vivo solito"... (es válida?). Ok.
Cerré la página de Youtube hasta un año indeterminado.
Recordé que mi madre me dijo cierto día que no podía dormir... : "tómate una leche tibia hijito".

Bajé y me serví una taza de leche calentada en microondas... (obvio, complicado ordeñarme una vaca a esas horas). Habían galletitas y comí. Había queso, también comi. Recordé tenía un alfajor en el bolso... también comí. (Si me encontraba un pan con huevo en mi bolsillo, también me lo comía). Peor que embarazada en días de antojo comí.

Subí y apagué la luz.

Echado y arropado como un Teletubbie cariñoson me dispuse a dormir... "a ver.. a dormir... duerme.. duerme.. duerme.... DURME MIERDA!".
Nada.

Me dí cuenta que tenía en el estómago, provisiones para pasar un invierno en letargo.
Y entonces dije: "Claro... MÚSICA!".

Brillante idea la mía, encendí de nuevo la pc.
"The Mars Volta".
(mi banda favorita por cierto).
Tarde me dí cuenta que no era lo mas recomendable para un sueño placentero y angelical.

Me dormí. Yupiii para mis adentros.
...

5:25 am me desperté como un demente.
Pesadilla maldita me embargó sin la mas mínima pizca de piedad.
Soñé de todo y para todos. Me quedé echado mirando el techo hasta las 6. En veinte minutos tenía que ir a bañarme. Me acomodé un poco y...
... como un bebé dormí.

Y al trabajo, muy tarde llegué... caraaaaajo!.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...