domingo, 5 de septiembre de 2010

treintaycuatro.



Si, hace un par de días fue mi cumpleaños. Nunca fui muy afectado por este tipo de acontecimientos en mi vida (muchas veces recuerdo que se acerca esta fecha uno o dos días de anticipación). Es como una cuestión de costumbre o como se le llame, pero este día crea tanta expectativa en mi como el proceso evolutivo del camarón de río. Este año fue un poco diferente.

Cumplí treinta y cuatro años.

Treinta y dos para mi viejo, treinta para los amigos.

Ahora me pongo a pensar, y caigo en la cuenta que los cumpleaños para mí siempre han sido una cosa extraña.

Cuando niño, mis padres acostumbraban a organizar esas fiestecillas llenas de niños que yo desconocía, en donde me colocaban una coronita en la cabeza porque “Mi Pepito es el rey de la casa”, decía mi madre (aunque la Primera Ministra era ella, ya que mis “órdenes” le importaban un reverendo carajo, les cuento…) Decoraban la casa con globitos, serpentinas, piñata y demás artilugios que en su momento me creaban un mundo de fantasía sin igual, para horas más tarde ser el causante de mis primeras peleas amateur con los desquiciados infantes de turno, cuando veía como reventaban MIS globos, se comían MI comida, se saqueaban todo el relleno de MI piñata, y lo peor, se divertían más que YO… (¿recuerdan cuando les conté que de niño yo era como la versión de Forrest Gump andina?... bueno, nunca me divertía en mis cumpleaños…)

Recuerdo que me disgustaba (y porque no decirlo, me avergonzaba mucho más) el momento en que me cantaban a coro sus saludos y me hacían pedir deseos soplando la velita sobre la torta. Nunca entendí, además, como una canción que imagino se canta desde los tiempos más remotos: el tan famoso “Cumple Años Feliz”, nadie hasta ahora puede darle al tono y logran cantarla tan pero tan mal. Mas que una oda a tu persona, es un castigo a los tímpanos de nosotros, por aquella época, criaturas tan virginales auditivamente. Al llegar la parte del “Feliiiiz…Cumpleaaaaaaños…” (y aquí decían tu nombre), en mi caso oía cosas (hasta ahora) como “Feliiiiz…Cumpleaaaaaaños…Peeeepeee…” (dicen los amigos de siempre)… “Feliiiiz…Cumpleaaaaaaños…Joséeeeee…” (los que se colaron a tu fiesta o jamás invitaste)… “Feliiiiz…Cumpleaaaaaaños…Pepitooooooo…” (mi vieja.. SÓLO MI VIEJA, ok?)… “…Feliiiiz…Cumpleaaaaaaños…Niñooooo…” (mi papá). Todo al mismo tiempo. Es decir, una cremolada de nombres que al final sólo terminan por hacerte extrañar al silencio con alma, vida y corazón. Claro, llegado el momento de soplar aquella llamita coquetona sobre la velita incrustada en la torta que mi madre preparaba con esas manos santas (e improvisadas), nunca faltaba el graciosito que se te adelantaba y te apagaba la flama aquella, y de pasada, esfumaba los deseos que pensaste durante un año entero.

Tema aparte en mis fiestecillas de antaño eran los payasos.

- “Mamá no me gustan los payasos…”

- ¡Pero hijito, son tan graciosos… ven que te vas a divertir…”

- NO MAMÁ, diles que se vayan… me dan miedo...

- ¡Hijito, van a jugar contigo… ven, vamos…!

- NO QUIERO… NO QUIERO…!

- José Oscar Orejuela… si no sales en este momento, te juro que…

- Ya mami, ya salgo…

Fue así que mi primera palabrota fue “Payaso de mierda”.

Y no es que tuviese algo contra los payasos, al contrario, me encantan. Pero para aquellas épocas pareciese ocurría una necesidad desmedida por parte de mis padres, para en ocasiones como mis onomásticos, traerme a los seres más demoníacos del universo. Estridentes personajes con cabellos fosforescentes, chillones, de mirada penetrante y peor aún, chistes malísimos… (o en su defecto, para mayores de 29 años). Tengo aún en mi cabeza cierta ocasión, cuando niño, entré en una de estas fiestas a un almacén detrás de la cocina y vi a un payaso de estos maquillándose, y al mirarme me sonrió con una mirada espantosa… motivo por el cual no abrí los ojos ni ingerí alimentos en los siguientes 3 meses y medio.

Pero fuera de todo este contexto infantil, y que no tenga un recuerdo emotivo de mis cumpleaños de antaño, debo resaltar que eran de las pocas oportunidades del año en la que tenía a mi lado mucha gente que realmente quería. Con el correr de los años muchas cosas fueron cambiando; costumbres, hábitos o formas de celebrarlo, pero siempre había un ambiente, al menos por unas horas, de estar rodeado por aquellos personajes especiales en mi existencia.

Por supuesto, en esta vida no todo es como uno realmente quisiera, por supuesto. Ya después de un par de días, pienso en todo el año que se me fue. En las alegrías que obtuve, en los momentos realmente especiales, en los cambios, en los nuevos sueños; en las personas que perdí, en las voces que necesité escuchar, en los abrazos que necesité dar.

Repito, los cumpleaños para mí siempre han sido una cosa extraña.

He cumplido treinta y cuatro años. Cosa realmente extraña en mi cabeza.

Siempre tuve presente que para lograr lo que realmente querías, debías renunciar a otras. Y que a veces, como aquellos payasos de mi infancia, debías llenarte la cara de maquillaje, ponerte un buen sombrero y tu mejor traje, para seguir caminando en este rumbo al que le llamamos vida.

Y ahora, a veces, me detengo al cruzarme con las personas; con una mano me quito y elevo un poco el sombrero mientras agacho un poco la cabeza, saludo haciendo una mueca, para volverme a poner el bombín, y manos en el bolsillo, seguir mi camino.

.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi querido Pepe, a mi me pasaba todo lo contrario (aun me pasa) adoro mi cumple, y el que NO QUIERA ENTENDER QUE ES MIIII DIA, QUE YOOOO TENGO RAZON Y QUE NO COMPARTO NI GLOBOS NI TORTA NI NADA, se enterara de manera nada carinosa jajajaja, en lo que si coincido es en el tema de los payasos, ME DAN MIEDO Y POR ESO LOS ODIO, SIEMPRE LOS ODIE, Y SIEMPRE LOS ODIARE, y creo que si hacemos una encuesta a casi nadie les gusta no entiendo porque aun los contratan en los cumples de los ninos, en showers, y hasta en los cumples de los adultos.

HAPPY BIRTHDAY TO YOUUUUUU (8)
MI TOCAYITO DE CUMPLE

Pat.

Elmo Nofeo dijo...

Pues ahí te va mi saludo cumpleañero:

Japiverdi tuyu,
japiverdi tuyu,
japiverdi Peeeepito,
japiverdi tuyu.

Para la próxima avisa con tiempo y a partir de ahora aprovecha en comer todo lo que puedas, porque un hombre que llega a los 35 años sin barriga de seguro que es gay.

P.E.P.E. ® dijo...

querida Pat, espero hayas pasado tu cumple muy bien. Los del 2 de set, somos como una raza complicada. un besote.

Elmo:
Gracias compadre.
Creeme que, si medimos la hombría treintañera por la panza, yo soy como Leónidas de 300.
un abrazo.

Proyecto Maria Castaña dijo...

¡¡PEPE, QUERIDO!! Me he reído "harto" con tu crónica.
Detalle hilarante: "¿José Oscar?" ¡Qué nombre de novela puertorriqueña!
Foto de portada: ¿Es Johnny Deep el de la imagen? Muy buena caracterización de payasito a lo Tim Burton.
Miedo compartido: ¡¡¡los payasos!!! También mi mamá me torturara con un cuadro que no sacaba de mi habitación... todavía se lo reclamo. Me abuené con ellos a través de PIÑON FIJO, pero ya era una "nena" mayorcita para el chu chu gua.
Mi duda también: ¿Por qué no hay sobre la tierra alguien capaz de entonar bien el cumpleaños feliz?

Qué vivas unos 34 años desopilantes, apasionantes, exorbitantes, estimulantes... y ya no se me ocurren más adjetivos que rimen. Un besote.

P.E.P.E. ® dijo...

Paula:
Seee... 'José Oscar' me bautizaron, y como en el Chavo del 8, mi madre sólo lo utiliza cuando esta con el geniecito hecho pelotas.
Ya quisiera Johnny Deep ser el de la portada mujer! jaja.. soy yo, y ya que ando aqui con toda la euforia del Cirque du Soleil, pues me vino ideal.
Nadie puede cantar el cumpleaños feliz, sólo Marylin Monroe, pero la verdad, seamos sinceros, lo que menos hice fuue oirla.
Muchas gracias Pau, te mando un beso grande.

CynFE dijo...

Feliz No Cumpleaños hoy 7 de sept... justo ayer vi un corto animado de marcas estadounidences en las q proponen a Ronlad Mcdonald como un infeliz y violento demente... recordé q en mi fiesta de 4 años patie al payaso en mi cocina xq no quería q me toque...

Gina dijo...

Lindo.

Shiylu dijo...

Hola pepe...
Me encanto tu relato, yo amo mi cumple... siento q es el dia mas lindo del a;o...jajaja claro aparte de navidad..

Odio los payasos, me caen mal, me dan miedo.

Hace poco llegaron unos extranjeros y estabamos cantando el Cumplea;os feliz a una compa;era del trabajo. y ellos se rieron.... buuuuuuuu nadie canta bien pues...

Un abrazo y ....no te canto mejor!!!

Miguel Rodríguez dijo...

Toda edad tiene su encanto.
Que la pases bien!

Saludos

Jose Carlos dijo...

jajaja payaso de mierda jajajaja

WaltBayliss dijo...

Great Post. I have subscribed to the RSS -
Looking forward to more content.
Did you know you can get Hundreds of instant Subscribers AND update here to blogger?
Walt Bayliss
CEO and Founder
http://www.instantblogsubscribers.com

Byquii dijo...

JAJAJAJAJAJJAJAAAA me encantaa, te juro que es lo que yo siempre quise explicarles a las personas de porque no me interesa mi cumpleañoss jajajaja, la verdad coincido con vos, y te digo que cai de casualidad por tu blog!!! me gusto mucho, ya voy a leer mas de tus cosas :D un beso, byquii.

Isabel F. dijo...

Hola p.e.p.e., me encanto tu entrada, me rei bastante pero sobre todo me fascino la ultima parte donde dices que como un payaso llega la hora de ponerte tu traje, tu sombrero y maquillarte para seguir tu camino, ese punto en especial me gusto mucho, ... te encuentras con tantas personas en tu dia que sabes qeu van disfrazados de payasos que es un reto encontrarte a alquien que no vaya maquillado y para ser honestos en este tiempo ¿quien no se ha confeccionado su propia mascara para salir a pasear?, bueno en fin, buenisima tu entrada sigue escribiendo que yo estare por aqui hechandole un ojo, grax.

kArI dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kArI dijo...

Mi estimado te cuento q a mi tampoco me gustan mis cumpleaños xq cada vez q quiero hacer algo 100pre me pasa algo, este año me robaron justo cuando me estaba iendo según yo a bailar con mis amigos para festejar mi gran día :p en fin los payasos jamas me gustaron es mas me caen chinches hasta ahora jajjaa. Te mando muchos besos gilerito cuidate mucho.

Daria dijo...

si es q no son todos pues es la mayoria de los hombres los q le tienen miedo a los payasos (en su momento d infantes, obvio no?) poco (por no decir nunca) vi a ninguna niña/amiga/conocida/lo q sea, q se asustara con un payaso, en lo personal lo veia como tipos tarrajeados y ahi moria la cuestion.

En fin quién no tuvo traumas infantiles? xD saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...