sábado, 1 de agosto de 2009

Comegato.


Todos en el barrio le llamaban “Comegato”.

Claro, cada lugar tiene ese personaje enigmático, extraño, misterioso del que nadie conoce origen, procedencia o misión para existir. Centroamérica tiene su Chupacabras; Irlanda tiene a su monstruo del Lago Ness; el Himalaya tiene a su Yeti, Norteamérica tiene a su Paris Hilton…

Mi barrio tenía a Comegato.

Comegato era un personaje que apareció un día y se quedó en el barrio.
Nadie conocía su oficio ni beneficio. Sólo deambulaba por las calles, observando, silencioso, como tramando siempre algo. Encorbado, de ojos achinados pero muy brillantes (en primera instancia asociados a la brillantez de la mirada felina, analizando después, a causa de los litros de alcohol barato que este sujeto ingería como si fuesen golosinas); raramente tenía las orejas alargadas y puntiagudas y sobresalían debajo de su nariz unos largos y blanquecinos bigotes. Sus uñas eran largas y descuidadas, y puedo jurar (era niño, entiéndame) que hasta cola tenía.

Cuando eres "un mocoso", las leyendas urbanas no son más que absolutas realidades. Así pasó con Comegato. Para mí, Comegato era una simbiosis humana-felina. No existía otra explicación.

- “Oye… ¿porqué se parecerá tanto a un gato ese tipo, ah?”, pregunté cierta vez.

- “Porque come gatos pues gil”, me respondió con total certeza ese amigo; el mismo que me afirmo que la masturbación te saca pelos de las manos, que si comes carne en Semana Santa te conviertes en un pez y que el Perú es un país democrático.

Entonces no había duda.
Esta persona comía gatos, y no habría otro apelativo para él que llamarlo: “Comegato”.
(tal cual el personaje de las revistas de "Condorito")

Extraña (o coincidentemente) vivía en una casa abandonada infestada de estos felinos.
Claro, para ese entonces analizaba yo, que si unos tienen gallinas en su casa para cubrir la ración familiar, otros crían vacas o cerdos, este Humanoide felino, quería asegurarse el menú de cierta forma. Nadie sabía a qué se dedicaba o que oficio practicaba, ya que por las noches, se le veía pasar con su botella de alcohol de dudosa procedencia que conseguía en Dios sabe donde.

Cierto día, a la pandilla de amigotes que éramos (y somos muy a pesar del tiempo) se nos ocurrió la brillante idea de ingresar a la vivienda de Comegato, aprovechando su ausencia. De infante, uno es aventurero, arriesgado, y porque no decirlo, excesivamente huevón.

(Y para el concurso de huevonazos, nosotros siempre salíamos victoriosos).

En fin.
Una vez dentro, (sin ánimos de exagerar) nos vimos frente a varias decenas de gatos que nos recibieron en un coro de maullidos incesantes. Al lado, un colchón viejo en el piso, varias revistas amarillentas por el tiempo, y botellas vacías sin fin. El olor no era el más agradable del mundo, y mucho menos acogedor la penumbra del lugar. Haciendo mérito de nuestra purita estupidez, quisimos introducirnos más en la morada, mientras yo insistía en largarnos de allí de inmediato (si, siempre hay un mariquita en el grupo)

- “Carajo!, ahí viene Comegato!”, escuché desde la puerta.

Tratando de emular a un güepardo muy drogado y acelerado, corrimos hacia la ventana con la intención de lanzarnos como pudiésemos con tal de que no nos atrape el Thundercat aquel.
(Si comía gatos, tranquilamente podía empujarse un buen arrebozado de niño idiota, no?)

Pudimos escapar.
Y al salir, sólo nos quedó observando por la ventana, quieto, atento, muy callado…
Hubiese preferido algún insulto de por medio, un zapato lanzado sobre nuestras cabezas o algo por el estilo; el silencio atento aquel me hizo pensar automáticamente que ese sujeto tramaba algo y nos tragaría en algún momento, cuando menos nos lo esperemos.

Pasaron los días, (donde obviamente no nos comió) y en mi puerta escucho un grito de uno de mis amigos:

- “¡Pepeeeeee!!!!... ¡se murió Comegato!!”

Bajé de inmediato y me contó que acababan de encontrarlo muerto a unas cuadras, en una pampa, con síntomas de haber estado alcoholizado.

Ni cortos ni perezosos llegamos al lugar rodeado de gente, y allí estaba, tendido sobre la tierra, con varias botellas al lado y muy extrañamente para el resto (más no para nosotros) una docena de gatos pasándole por encima: maullando atentos, vigilantes, fieles.

Nunca supe con certeza si Comegato se alimentaba de estos felinos en realidad. O si estaba armando una legión de ellos para invadirnos. Pero lo que sí sé es, que aquel día, entre aquel coro de maullidos sobre su cuerpo inerte, Comegato murió en su ley.
(Y fue difícil evitar decir un “miau” en mi cabeza…)

Ahora me pregunto: ¿Irán los gatitos al cielo?

Lo que si estoy seguro es que, cuando llegue allá arriba, lo primero que tienen que darle a Comegato es una buena taza de café para apaciguar semejante resaca.

Que en Paz Descanse Comegato.

27 comentarios:

PAOLA dijo...

Pepe, me has hecho reir, aunque hacia la mitad del relato debo reconocer que un escalofrío susurró maullidos en los oidos de mi otro yo....las leyendas urbanas son para creer o reventar.
Lograste captar ese equilibrio entre la ficción y la duda, y volví con una sonrisa a este tu espacio que adoro.
Besotes

verito dijo...

ja ja ja ja no entiendo porque le decian el come gato derrepente no se los comia quizas eran sus fieles mascotitas y por lo que senti el era muy solitario mira que hasta el dia de su muerte los gatitos estuvieron a su lado eso me enternecio( se apodera de mi el mas puro sentimentalismo)je je aventuras de niños,el mundo no seria lo mismo sin las leyendas urbanas cada region tiene sus leyendas es parte de su idiosincracia,del folclore,sus costumbres,su forma de vivir eso se adecua en la sociedad aun con el paso del tiempo y se convierte en algo tan cotidiano (jaja a mi que de niña mi madre me torturo con todos sus cuentitos y leyendas exoticas del oriente)y yo algunas me las creo en fin muy bueno el relato besos.
te re quiero

hatoros dijo...

PEPE AMIGO HE PASADO UNA VEZ Y ME HAS HECHO RECORDAR ALGO ASÍ QUE TE IBA A DEDICAR MI PROXIMA ENTRADA PERO MI OTRO MOJITO A TU SALUDQUIZÁ NO PUEDA AHÍ VA SIGUEME POR DIOS Y SINO ME DAN PORCULO
COJONUDO TU HISTORIA QUÉ RECUERDOS
AMIGO DOYTE UN ABRAZO Y VENTE PACÁ QUE TEINVITO A MOJITO O LO QUE QUIERAS
AHÍ VA A TU SALUD

hatoros dijo...

ABRAZOS A PEPE
CUANDO ESTOY BORRACHO SOY CARIÑOSO
VA

Menda dijo...

Me da lo mismo que los gatos vayan al cielo o no. Odio a los puñeteros gatos, lo único que ruego es que no tengan 7 vidas, como se rumorea por ahí.


Hilarante historia, Pepe. Un besazo.

Francisca dijo...

o come anticuchos?? En chile se llama anticucho a una forma de presentar la carne en quincho. Dicen que en las fondas cuando se celebra la independencia, aquellas más pobres matan gatos y los ponen en estos pinchos. De ahí la palabra anticucho... espero que solo sea un mito...

S. dijo...

jajajjajaj vaya con el come gato jajaja

P.E.P.E. ® dijo...

Paola:
Hey doña, hasta que reapareció. Ya se le extrañaba.
Pensar en comegato, es pensar en maullidos y ¿ahora? en Friskies.
un besote.

Verito:
Y si, a lo mejor comegato estaba haciendo un ejercito gatuno para cometer quien sabe que atentado. Algçun dçia de estos le pediré a tu madre que me cuente todos esos relatos ¿obvio, con el pretextote de probar sus platillos?
Un beso veriux.

hatoros:
Gracias por eso.
Igualmente me le uno en sus resacas y afectos.
Salud!

Menda:
Yo también odiaba a los gatos, hasta que "Benito" (el felino aquel que me acompaño 12 años) me hizo verlos de diferente forma.
Otro besazo.

Francisca:
Aquí los anticuchos son lo mismo. Claro, no son de gato... creo.
Ya me metiste la duda, tan ricos que son..(o eran..:S)

S.:
Q.E.P.D. Comegato.

Javier dijo...

Muchos piensan que cuando somos niños tendemos a exagerar las cosas y que siempren aumentamos y adornamos nuestros relatos con cosas que nunca existieron. Pero lo de Comegato es la puritita realidad. El huevon ese tenia la cara de un gato, era exacto. Ni el personaje de Condorito se parecia tanto a un felino. Comegato vino a trabajar a mi casa una vez, el solito fue el que hizo el hoyo de lo que alguna vez quisimos que fuera una piscina. Solito se hizo tremendo hoyaso en una tarde y creo que solo le pagamos con dos botellas de licor barato. No cabe duda que los Gatos formaron parte de nuestra niñez, no te olvides de ese vergonzoso capitulo titulado "Los cazagatitos".

Elmo Nofeo dijo...

¿Te has dado cuenta que donde hay un chifa no encuentras un gato en un kilómetro a la redonda?

¿Y que en los platos que ofrecen dichos chifas, los que se hacen a base de pollo traen una carne un poco fibrosa y nunca traen una presa entera que te dé la certeza que se trata de una pierna de pollo?

Pero que rico es el chifa, lo encuentras en cualquier lugar y a cualquier hora.

Y lo más importante: si te peleaste con la esposa y te dejó sin comida, siempre vas a encontrar un chifa que te calme el hambre y te mentenga en tus posiciones.

Un abrazo.

P.E.P.E. ® dijo...

Javier:
jaja.. verdad, me habia olvidado por completo que el Comegato hizo el hoyo para la piscina de tu casa el solo.. con sus garritas.
La verdad que La Perla, el barrio nuestro de pintoresco: Unico.
"Los Cazagatitos" venía añadido a continuación.
Un abrazote Vicho.

P.E.P.E. ® dijo...

Elmo:
Hoy llegué a la oficina y no traje almuerzo.
Pensaba ir a un "chifa" a comer, pero luego de tu analisis, medito un poco y la pienso mejor...
¿Cuántos "Gatitos Ti Pay Kay" me habré ingerido sin remordimiento hasta hoy?
Somos de la legión de Comegato, estimado Elmo.

Natalia dijo...

Me gustó tu relato,mi abuelo siempre me dijo que el gato sabe a conejo... creo que durante la guerra civil y sobre todo después algún que otro felino metió en la cazuela... es lo que tiene el hambre.
Vengo desde el blog de Menda y me pasaré con tu permiso, me gustó lo que leí.
Abrazos
Natalia

P.E.P.E. ® dijo...

Natalia:
Las puertas estan abiertas.
Encantado de conocerte.
Y si, debe ser que el gato tenga un sabor similar al conejo... cosa que no pienso comprobar pro cierto.
al menos si que me digan..
un beso y gracias por pasar.

A. V. dijo...

Nada como un barrio con historia, ¿no?. Excelente viejo, bien posteado. Casi me caigo de la silla cuando leí: "Siempre hay un mariquita en el grupo", ¡Grande!Saludos man.

P.E.P.E. ® dijo...

A.V.:
Gracias por la visita estimado.
Si, lo mejor de los barrios son las historias que los hacen particulares, únicos.
Y creeme, el mio, era candidato para cada historia extraña...
un abrazo.

Karina Lizarraga dijo...

Oye Pepito esta mas q claro, que ese pobre hombre solo era un alcoholico que encontro como refugio esa casa abandonada y como familia a esos gatitos.... buuuu, pero claro de chiquito ya me imagino todo lo que habras alucinado jijiji

Jaime ® dijo...

Oye eso me hace acordar el tipo ese que nos dijo "Con mucho respeto!" como 43 veces por mi barrio.... esos tipos hacen a el barrio una forma peculiar de convivir no?.... La leyenda urbana de comegato es unica!...

Un abrazo Pupis!

P.E.P.E. ® dijo...

Moti:
No es alucinada, en verdad este Comegato era como Un Thundercat sin poderes y sin musculos.
Si tu madre nos contaba historias extrañas de la selva.. porque no podría existir un Comegatillos ah?
Tu no sabes pues chochera!!!

Jaime:
¿Pupis????? ..(putamadre...!)
Si pues, pero a diferencia de Comegato, ese tipo por tu casa mas parecía una iguana alcoholizada.
Un abrazo chino.

Cristina G. dijo...

"Y para el concurso de huevonazos, nosotros siempre salíamos victoriosos" --> ya me lo iba imaginando yaaa..mentiiira!
:) qué loca la historia de comegatos..a mi franco me da aaaaasco total los animales esos.. :S los detestoo..!

:D pero el relato me dio harta risa, para variar..!

Que estés bienn

Cris

Sonia. dijo...

aaah, pues si!! jajaja ahora caigo con el titulo.. y con el cuento.. jajaja me tiene aun con la sonrisa en la boca, muy divertida tu manera de narrar, me encanta.

un saludote grande, yo me voy a tomar cafe =0S sin ir al cielo.

P.E.P.E. ® dijo...

Cristina G.:
Al parecer el odio hacia los gatunos es cosa seria en muchos.

Sonia:
Gracias por la visita.
Creo que todos los que tomamos cafe a menudo, estamos condenado al fuego eterno.
Pero dicen que alli es mas divertida la cosa no?
Un beso

Anónimo dijo...

Existe un verdadero come gatos se los come vivo no se quien puede hacer algo respecto a eso.
le sacan hasta fotos torturando a los animales y comiendolos .

Debieran encerrarlo en un manicomio a ese psicópata

Anónimo dijo...

Link exchange is nothing else however it is just placing the other person's webpage link on your page at appropriate place and other person will also do same for you.
Feel free to surf my web-site ; slot on line

Anónimo dijo...

whoah this blog is wonderful i really like studying your articles.
Stay up the great work! You already know, many persons are searching round for this info, you can
aid them greatly.
My web site: online slots for money

Anónimo dijo...

Hi every one, here every person is sharing these kinds of knowledge,
so it's pleasant to read this blog, and I used to go to see this webpage all the time.
My web page ... best paying affiliate programs

Anónimo dijo...

Thanks for one's marvelous posting! I really enjoyed reading it, you're a great author.
I will always bookmark your blog and will come
back very soon. I want to encourage you continue your great job,
have a nice morning!

Also visit my weblog ... best cellulite treatment

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...