martes, 12 de agosto de 2008

El Último Cangrejo Mártir

Yo tenía cerca de 12 años masomenos. No recuerdo con exactitud la fecha, pero calculo que masomenos por ahí iba la cosa. Por supuesto que eso a ustedes no les importa mucho, así que obviaré los detalles para otro momento.

En mi país se suele comer muchos "frutos del mar". Yo, particularmente, me como todo lo que de allí provenga: pescados, mariscos, algas, arena, piedras... no hay nada mejor para mi que eso.. Claro, aqui en Mendoza me tengo que conformar rara vez con un pescado congelado tan durito como una piedrita en el zapato.
Pero esos son sacrificios propios del viajante...

Bueno, continuando con el relato, tenía esa edad masomenos, y mi madre, complaciente ella, me iba a preparar una sopa de cangrejos ... de esas que te dejan chupandote los dedos por 4 días y medio... (al menos a mí). Y es que, como a la mayoria de Argentinos la carne de res es parte ya de su organismo... para mí, personaje que vivió toda su vida a metros del mar, no había mejor banquete que el mencionado anteriormente.

Los cangrejos suelen comprarse vivos. Si, estos crustáceos benditos se mantienen vivos por largo tiempo fuera de su habitat.. y bueno, mi madre compró unos cuantos y los trajo a casa para, en minutos, verlos ya servidos en mi plato, que, obviamente, repetiría desvergonzadamente...

-"Cuidado Pepe en tocar los cangrejos que te pueden cojer con las tenazas", me advirtió mi señora progenitora... a lo que yo asenté con la cabeza.

Y claro, desde niño me caracterizé por ser bien huevonazo, asi que al menor descuido, y estando solo en la cocina, con esos cangrejitos juguetones moviendose sobre el tablero, no se me ocurrió mejor idea que joderlos un poco...

... dedito por aquí, dedito por allá, los tocaba, los examinaba, los hacía caminar como en una carrera, los hacía bailar... en fin.. me convertí en minutos en el "jode-crustáceos" mas importante del país.

(NOTA MENTAL: NUNCA, NUNCA POR EL AMOR DE DIOS, JODAS A UN CANGREJO... Y MENOS SI ÉL SABE QUE PRONTO SE CONVERTIRÁ EN SOPA).

Por supuesto, no pasaron muchos segundos para que uno de ellos, seguramente el líder de la banda, me mirara con ese par de ojitos que Dios (o Neptuno) le dió.. y con todo el odio que su cascarudo cuerpo le brindaba, abrió su enorme tenaza en camara lenta para cerrarla con toda su puta alma en mi dedo aún adolescente...

Vale aclarar que estos animalejos tienen una tenaza mas grande que la otra, enorme... es como la versión de HellBoy pero Marino...

Yo estiré el brazo.. nada, jamás me soltó.

Lo golpeé treinta veces contra la pared.. y el cangrejo seguía cual siames pegado a mi...
Me tapaba la boca para no delatarme (dolía muchísimo), mientras intenté abrir la tenaza con una cuchara.. y nada, era como si su venganza fuese su última voluntad antes de morir...

Después de varios minutos de lucha cuerpo a cuerpo, pensé en la única forma de safar de que mi dedo termine gangrenado por falta de circulación, era partirle la tenaza en dos... y lo más cercanoa mi era la famosa cuchara de madera de Mamá (con la que repetidas veces me dió "mi merecido")... así que lo golpeé con todas mis fuerzas...

... para darme cuenta que no solo no me soltó... si no que apretó mas el condenado animalito del Señor...

Escuchaba que mi madre se acercaba a la cocina y le dí el último golpe, contra la pared... para que me soltase y cayera al piso haciéndolo sonar como una piedra rebotante....

-"Uy se cayó uno...", dijo mi madre, lo levantó y lo puso con los demas...
Yo estaba al lado con mi mano escondida debajo del otro brazo ... estaba colorado como un tomate a punto de hervir...

-"... y a tí que te pasa?", ,me preguntó...
-"..hmmm...nahhh nahh..", respondí con vocesita de niña de 3 años. Si la vieja se enteraba de lo sucedido me sermoneaba tres días sin parar.

Me quedé mirando de lejitos como terminaban todos dentro de la olla con agua a punto de calentarse... el dedo, obviamente, lo tenía hecho remierda.

Mi mamá fue al patio a traer no sé que cosas.. y aproveche para destapar la olla y ver al crustáceo ese que me trituro el dedo... saqué la tapa y allí lo ví.... con la mirada baja, como arrepentido... resignado...
No pude evitar una maliciosa sonrisa ...

-"jódete ahora ...!", murmuré mientras no dejaba de sobarme el dedo...

... a lo que el Cangrejito, muy firme, antes de morir, levantó la mirada y su tenaza ... como en símbolo de victoria.

8 comentarios:

Fernando dijo...

Hola P.E.P.E también es interesante tu blog, gracias por visitar el mío y dejar tu firma

Proyecto María Castaña dijo...

El cangrejo con la bandera peruana del final es genial, me fascinan tus gráficos.
Me dio un poco de pena tu sonrisa mientras el crustáceo se integraba a la sopa, pero lo tenía merecido por bicho cabrón.
Otra cosa: no había escuchado el término "huevonazo" desde que leí casi todos los libros de Alfredo Bryce Echenique. No sé si has leído sus novelas, pero tienen un humor desopilante. ¿De dónde sacan los peruanos ese humor tan fino, casi inglés, lleno de ironías? Nosotros somos más solemnes, quizás sea el tango.
Un beso.

Anónimo dijo...

jajaja ... ya me acorde d esta. weno por lo menos a ti t cago un cangrejo, a mi me saco la mierda un cuy, dejo hecho miercoles mi pobre dedito.

Joseph

P.E.P.E. ® dijo...

Maria: hey gracias por visitar siempre el blog de este servidor...
sobre el término "huevonazo", pues su origen desconozco.. pero es el equivalente al "pelotudo" suyo.. sólo que en el grado inmenso. je!
Y si, he leído mucho a Bryce, pero me parecía mas divertido verlo completamente borracho en sus entrevistas...

Muchos saludos.

Proyecto María Castaña dijo...

Yo lo vi acá, en una universidad hablando del Quijote... y Alfredo, al finalizar, no se podía parar de la silla. De todos modos es fiel a sus novelas cuasi-autobiográficas en donde se destilan miles y miles de litros de whisky, cerveza y vino francés. Hay tanto líquido en sus textos que uno lee y navega al mismo tiempo.
Alfredito: "Genio y figura hasta la sepultura".

sandro dijo...

una vez tuve un cangrejo de mascota, y lo tenia en mi jardin, se llamaba juanito y desaparecio el primer dia. a la semana siguiente una vecina llamo a mi papá para que la ayude a matar a una araña gigante y anaranjada.

DesvariadaIrracional dijo...

Juaz entretenido e informativo aunq creo q igual me tentaria joder a los cangrejos va o no,quizas de entrada me den miedo ja.
De donde sos al final del sur aregentina?o chile?,o sea ya entendi que vivis en mendoza supongo q capitalxD.
Gracias por pasarte por mi blog.
Saludos!

Dcamps dijo...

Siempre pensé que algún día me podrían meter en una cacerola a mi. Debe ser horrible.

Saludos. Muy interesante el post.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...