lunes, 25 de agosto de 2008

O2

Siempre me gusto viajar.
Y es que lo maravilloso de vivir en un país con tantos lugares por visitar, es que te puedes pasar la existencia yendo de aqui para allá, y nunca terminar de conocerlo por completo.

Y esa vez decidi ir a Huaraz, que es un pueblo a 7 horas de Lima, caracterizado por su altísimos nevados y su ancestral cultura (Chavín, que es una de las principales culturas pre-colombinas del Perú). Pero voy a evitar dar una clase de historia porque lo que menos tiene este blog es un sentido cultural y didáctico.

Me había embarcado cerca de las 11 de la noche, para dormir en el viaje supuse, cosa que no hice en absoluto por pasarmelas leyendo "Condorito's" en todo el trayecto... claro, sin mencionar al gordito de al lado que se la paso roncando como si se hubiese tragado a dos gatos, una liebre y un par de canarios que gritaban al unísono. En fin, arribamos a la ciudad de Huaraz a eso de las 6 de la mañana y lo primero que pensé es que jamás me arrepentiría de aquel viaje. El clima era frío pero perfecto, el cielo completamente celeste, las callecitas con características netamente andinas... y frente a la terminal leí un cartel donde decía escrito con pésima letra: "Ceviche - Cerveza"... es decir, nada podría arruinarme la felicidad.

Me hospedé en un hostel de muy mala pinta por fuera, pero por dentro estaba todo de putísima madre... me recibió un gringo que me dijo unas palabras de bienvendida en su idioma a lo que yo respondí con el infaltable y clásico " Hi !" , para tarde darme cuenta que aquel personaje era mas suizo que los chocolates y yo quedé como tremendo estúpido dándomelas de poliglota.

Eran ya las 10 de la mañana, había desempacado todo en mi habitación, cuando me dispuse a tomar desayuno en el comedor del hostel. Allí estaban todos reunidos, muy amables ellos, me invitaron a sentarme y conocernos.

Fué el desayuno mas extraño de mi vida porque no había leche ni café, había vino y cerveza.... no había pancitos , ni tamalitos, ni siquiera unas galletitas de agua.. habían "Doritos" de la noche anterior... mucho menos habían ni mantequilla ni mermelada.. habían cigarrillos.

... la juerga empezaba temprano allí por lo visto... ( o en mi inocencia me percaté que era mas bien la continuación de la noche anterior).

Me fuí a almorzar mas tarde con la resaca mas temprana de mi vida. Pasé por la agencia de tours y pagué los 3 días, que empezaba con la escalada al nevado más alto del Perú: Pastoruri.

"Señor, salimos a las 7 de la mañana, así que esta noche acuestese temprano para que vaya descansado", me aconsejó el guía turístico...
"De hecho hermano.. no te preocupes", le respondí sincero.

Eran las 6 y 10 de la mañana y abri un ojo para saltar cual gato y darme cuenta que nunca más bebería vino en cantidades industriales si al día siguiente tengo que hacer el papel de buen turista alpinista. Pero bueno, me bañe como pude y salí disparado al local de la agencia. Llegué diez minutos antes, saludé y me trepé literalmente al pequeño bus para, en el asiento del fondo, acomodarme como pude. Subió el guía a darnos la bienvenida para ser interrumpido por este servidor:

"¿... cuánto demora el viaje aproximadamente?", pregunté.
"uhmm como un par de horas o algo mas..", me dijo
"Genial!", acoté para en 5 segundos y medio dormirme cual lironcito bebé.

La chica de al lado me despertó con un codazo, y me dí cuenta que tenía congelado hasta el espiritu, señal que ya habíamos llegado. Me puse mi trajecito impermeable, mis botas con esos clavotes como para matar a una vaca de una sola patada, mis guantes y mi chullo en la cabeza (igualito al del "Libro gordo de Petete"), y salí disfrazado de astronauta andino para recibir las indicaciones del guía.
Teníamos dos alternativas: ir por el caminito fácil, en una subida lenta pero muy descansada... y otra, mas agreste y empinada, llena de caídas y dificultades.
Por supuesto escogí la primera, para darme cuenta que todos los chicos de mi edad escogieron la segunda opción.... así que me hice el loco, y di tres pasitos atrás como Michael Jackson en Moonwalker, para adherirme al segundo grupo...

"Ahh.. tu que dijiste? que me iba por el caminito fácil.. no, no!", le dije a Tiphaine, una francesa que se hospedaba conmigo en el hostel.

Subimos despacio y seguí al pie de la letra cada indicación del guía.
"allá arriba hay poco O2... sabes que es O2?", me preguntó ..
"oxígeno?", le contesté...
"Exacto!", y siguió con su explicación...

Y empezamos la subida.

".. no es tan complicado este camino tampoco..", pensé a la media hora de camino. Llegamos a la primera pendiente y nos dispusimos a subirla.
"A ver quien quiere subir primero..?", consultó el guía.
"... las damas primero obviamente", respondí con toda la caballerosidad, y porque no decirlo, mariconeada de mi ser.

Por payaso, tuve que ser el primero, y en lo que canta un gallo subí y me sentí el Yeti.
Estaba de lo más animado siguiendo la ruta cuando nos dió el encuentro un viejecillo con unos caballos...

"Cinco solcitos siñur...", me ofreció a la bestia para que lleve mis cosas.

"Nahh... maestro, eso dejéselo a los débiles!", le dije . Claro, yo era el Rey del Hielo, el Yeti, SubZero, y todos los valentones congelados conocidos juntos.

Claro, como suponen a la hora y media después senti un amor por los caballos indescriptible. Me apoyé en un bloque de hielo a tomar el poco aire que allí había... mi amiga francesa pasó al lado y me preguntó:
"uhh.. esta cansado Pepé!" (así con tilde en "Pepé")

"nooo.. solo se me metió una piedrita en la bota".

Se rió y me di cuenta que el vino de la noche anterior es mal compañero en viajes de esta magnitud... y más si aparte de eso lo unico que tenías en el estómago eran unas galletas de muy mala muerte y un café que parecía aguita sucia con algo de azúcar para el disimulo...

"... Tenemous que llegar hasta allá!", me añadió...

Justo en ese preciso momento pasó el guía a mi lado y me pregunta:

".. te quedaste sin O2!!... sabes que es O2?"
"esteee.. oxígeno???", le respondí nuevamente
"Exacto!", y siguió camimando...

No sé en que momento me di cuenta que, no sentía ni las piernas, ni el oxígeno, ni mi alma, ni nada... pero ya faltaba poco, asi que la última escalada se me hizo terriblemente pesada. Estaba pegado a la roca de hielo clavando los codos sobre las sobresalientes, cuando empezó uan pequeña tormenta de nieve que nos impedía la visión... miré al cielo y pregunté:

"O sea.. tu no vas a dejarme tranquilo nunca, no?".

Pero llegué.

Llegué, me arrodillé, y caí cara a la nieve. Hice mi muñequito de nieve que mas parecía un extraterrestre cabezón, y vi lo maravilloso que era ese lugar. Minutos después comenzaron a llegar los demás y todos juntos disfrutamos del paisaje... excepto un mexicano que, en su afán de querer demostrar no se que carajo, sacó de su bolso una botella de tequila y la ingirió sin más ni más... y entre todos tuvimos que bajar al esperpento de ser humano que quedaba, luego que el alcohol hiciera lo suyo en su cerebro junto con la altura y la falta de oxígeno.

Me senté un momento antes de iniciar la bajada a pensar.
Pensar que nunca quisiera dejar de hacer cosas como estas. Que allí era muy fácil ser feliz.
Saqué un frasco de agua y, allí sentado me sentí en la gloria.
El guía se sentó a mi lado y me dió unas palmadas en la espalda...

"Aquí todo es hermoso... respira, ...respira lo puro del O2... sabes que es O2?", me pregunta...
"eh.. no.. no sé.. a ver dime?", le respondí para que no joda más.

4 comentarios:

Proyecto María Castaña dijo...

El O2, cuando falta, es el fin del andinista, empieza a congelarse y a alucinar a la vez... por lo general muere con una sonrisa. 200 años después encuentran su cuerpo intacto y el rictus de alegría más viejo del universo.

Me hizo gracia la actitud del mexicano, vos mariconeaste un poco pero saliste bien del trance, él se hizo el "machote" y lo tuvieron que bajar como una bolsa de papas. ¡Aguanten las mariconadas sensatas!

Pese a que no quisiste dar ninguna clase didáctica, no tenía idea de que existía este lugar en Perú. Gracias por el dato.

P.E.P.E. ® dijo...

... si si existe. y es realmente increíble. Date cuando puedas una vuelta por Perú... de paso que me traes algunos bocaditos desde allá.. jeje

Jaime ® dijo...

Le Pepe le O2 Lelelelelele ... La francesa me mato!... viva mi pastoruri!! la primera vez que ve uno nieve, se vuelve loco no?!. Dimelo a mi... aca me encantaba... lease bien ... ahora la detesto!!! ..pero en Peru se ve "bien bonito"

ego dijo...

Cabezon, el Pastoruri no es el nevado mas alto del Peru, es el de mas facil acceso, por eso es bastante visitado, pero lamentablemnete esta a punto de desaparecer por el maldito CALENTAMIENTO GLOBAL, felizmente yo lo visite con mis hijas hace como 5 años atras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...