miércoles, 20 de agosto de 2008

Paralizer

Pocos amigos te duran toda la vida. Yo lo sé, y creo que la mayoría.

Pero tengo la suerte de contar aún con ellos... esos con los que pasaste mil cosas, mil vivencias, mil discusiones... tus complices de idioteces, de "malas aventuras" amorosas,.. en fin... los amigos de putamadre...

Y era el año 1993, ya terminando la escuela, cuando organizabamos el esperado "viaje de promoción", que no era otra cosa que juntar a un enorme grupete de desenfrenados mozalbetes, para (muy irresponsablemente, confieso) enviarlos al interior del país para que den rienda suelta a toda la estupidez recargada en 11 años de martirizante disciplina. Cabe resaltar que el estudiar en el colegio "Maristas" como yo lo hice, traía consigo una estricta y condenante enseñanza religiosa (introducida en nuestras almas hasta por enema); y que, al culminarse, eramos como una olla a presión a punto de explosionar.

Y así se planifico el viaje... destino: Cusco y Machu Picchu. Nada podía ser mejor.
Pero claro, un grupo de chicos solos no ibamos a viajar solos, no? "... nos podía pasar cualquier cosa..". Así que, (no se a quién), se le ocurrió hacer un sorteo con los 10 boletos sobrantes, para que unas voluntarias y abnegadas madres hagan el papelito de chaperonas y nos caguen un poquito las vacaciones.

Por supuesto, desde niñito que tengo conflictos con ese Señor de barbita que está en los cielos, así que Él, con su dedo omnipotente, señalo la bolsita con aquellos papelitos escritos con los nombres de nuestras progenitoras, para que el segundo nombre sorteado sea el de mi madre....

(obviaré las maldiciones de ese momento para evitar algún tipo de represalia eclesiástica por el estilo...).

Pero bueno, mi madre me advirtió en casa :"diviertete, y pásala bien... apenas bajemos del avión, dejo de ser tu madre y disfruta tu viaje...". Y yo le hice caso.

Y ni me miró... asi que la pasé super bien...(excepto claro, cuando me pidió el baño de la habitación en el preciso instante que un oportuno amigo desenbolsaba una tira de 20 preservativos, los cuales ni se molestó en esconder si no todo lo contrario, se quedó así paralizado, con la mano bien levantada con aquellos "globitos"...diciéndo bajito : "¿como esta señora...?" ).

En fin.

Por aquella época (y hasta nuestros días) tenía dos grandes "cómplices": Oscar y Renzo... fieles compañeros de batallas que, casi siempre, perdíamos. Pero fieles al castigo (y al honor), le seguimos en la lucha.

El estudiar en un colegio masculino tiene sus pro y sus contras... una de ellas era la presión de grupo, de, cada cierto tiempo, demostrar cuán valiente eres y cuán "hombre" eres.

Y claro, el viaje era la oportunidad perfecta para demostrar aquello.

Así llegamos a la ciudad imperial, emocionados y dispuestos a pasar la mejor semana de nuestras vidas. Como era de esperarse esa noche salimos de discoteca, felices, entusiasmados...

"tantas señoritas por conocer...!!!", ... tarde me di cuenta que éramos como ochenta estupidizados chiquillos dentro de una discoteca de dos por medio, y la única diversión iba a ser bailar entre nosotros. Pero igual bebimos (o "chupamos") hasta más no poder.

Resultado final: 3 chicos alcoholizados, uno de los cuales desmayado con dos litros de ron puro en las venas, justito frente a la comisaría local, pedía al Señor lo lleve a su regazo....

"NADIE SALE ESTA NOCHE!", oímos de una madre encolerizada...

A la noche siguiente nuestro buen Oscar (siempre caracterizado por sus buenos modales y su responsabilidad abosluta), no tuvo mejor idea que abrir la ventana (justo la que daba al muchacho alcoholizado antes mencionado que por supuesto tendría una resaca perpetua) y escaparse. Si, se escapó, sin más ni más... dejando la ventana abierta y delatora...

(Cabe resaltar que estábamos a grados bajo 0, por lo que el chico éste, no sólo moriría alcoholizado, sino congelado cual pavo navideño). Felizmente llegaron antes de que entrara a estado de ipotermia... "UN GRUPO SE HA ESCAPADO!", gritaron las madres esta vez. Nosotros, fieles compañeros, bien huevones nos hicimos.

Luego de largas súplicas, promesas mas grandes que a la Virgen, y alabanzas a estas bellas madrecitas nos dejaron salir con la promesa de llegar antes de las 2 am. "Pero por supuesto", contestámos al unísono...

... el último llego a las 7 am, más borracho que alemán después de la caída del muro.

Renzo y yo no quisimos pasar por la situación de la noche anterior, así que decidimos ir a otra discoteca diferente del resto... (hago un parentesis para resaltar que en esa discoteca encontramos a un ex profesor en situaciones un tanto indecentes con unas chiquillas de internado, pero esa es otra historia).

Fieles a nuestro estilo "seductor" (y un tanto - o demasiado- estupidón), nos disponíamos a tantear, como cazadores, cual chica quería bailar con estos especímenes de exportación... pasada la media hora y al darnos cuenta que no le atinabamos a ni una, miramos el segundo piso a dos chiquillas que, con sus ojitos repintados con maquillaje barato, nos invitaban al lujurioso camino del "¿quieres bailar conmigo?". Y ni cortos ni perezosos subimos (por supuesto haciéndonos los desentendidos). Después de un par de palabras absurdas, estaba yo bajando por las escalinatas de la mano de aquella damisela para bailar el mejor "techno" del momento.

Pero Renzo no bajaba.
Segunda canción: y Renzo no bajaba. Lo veía allí arriba, meneándose apoyado en el balcón.
Tercera canción: le hacía señas con la mano para que bajase y nada.
Me harté y subí a ver que pasaba. Me señalo a la chica con una ceja.

"Ahhhh ya...", dije disimulado mientras veía la pierna enyesada de aquella chica supuestamente accidentada.
"Buenas noches señoritas, nos vemos luego..", y bajamos.

-"Tienes una suerte huevón!", le dije
-"Nada.. ahora si la hago", me respondió segurísimo.

Buscamos, bebimos, fumamos.. y ni muestras de alguién a quien deslumbrar con nuestros escondidos encantos.. pero encantos al fin.

Hasta que Renzo miró al costado y una chica (en grandes muestras de ebriedad) se quedaba dormida apoyada en una de las rocas de aquella rústica discoteca... "Aquí la hago!".

Salieron a bailar. Él me guiñaba el ojo como diciendome "a mi esta no me gana..!".
Pero le ganó. La muchacha no sólo era la mejor bailarina de los 90's, sino que con sus movimientos desbordantes, terminó por opacar e intimidar a nuestro buen Renzo.

Claro, nos fuimos.

A la noche siguiente, (esa si iba a ser la noche de Renzo), fuimos a otra discoteca, y desde que llegamos, él entabló conversación con la chica mas guapa de la fiesta. Horas y horas conversando, bailando, riendo... estaba feliz.

Subí al balcón y ahí lo veía bailando, me miraba y sonreía. Yo: orgulloso carajo!.
Cuando en eso, (Dios es grande) le pusieron la mejor balada del momento.
Y ahí estaban, Renzo y la guapa muchacha, mirándose. .. enamorados como en el último baile de sus vidas.Yo miraba como en camara lenta se acercaban sus rostros, despacio, tiernos... sus labios a diez minimos centímetros a punto de consumar la magia del amor...

"¡PARALIZER... PARALIZER!", se escuchó un grito y todos salieron disparados de la pista de baile (incluida la señorita conquistada) y de la discoteca en sí. Un oportuno bromista había depositado todo el contenido de gas de pimienta en el interior y, mezclado con el humo del ambiente, casi nos mata a todos.

Yo me quede solo en el segundo piso viendo como todos corrían para no ahogarse.
Y solito, allí abajo, lo ví a Renzo, estático en la pista de baile, con sus ojos rojos y llorosos por el gas, mirándome.. silencioso.

Bajé y le puse la mano en el hombro...
-"Tienes una suerte huevón!", le repetí.
Y abrazados nos fuimos a caminar por ahí.
( FOTO DE AQUELLA ÉPOCA..de IZQ. a DER.: Jaime (gran amigo, haciendo alarde de sus malas artes) Este servidor (con corte de pelo digno de excomulgación) Oscar (vestido como seudo-yuppie, muy decentito él) y debajo nuestro gran Renzo (con las primeras señales de su calvicie, buscando no sé que demonios en su billetera).

9 comentarios:

Princesa meL dijo...

holaaaa...soy mel..pasaste x mi blog...(gracias x eso!).. te cuento q pasaba a ver que tal tu mundo y me colgue leyendo ttu historia,me rei mucho..me hizo bien,Cómo amo esas anecdotas!!! son lo mejor,no?...
Gracias x leerme,y espero tenerte de nuevo en cada posteo,prometo pasar seguido x el tuyo...
un saludo grande!

Proyecto María Castaña dijo...

Yo fui de viaje de egresados a Córdoba -Villa Carlos Paz- la ciudad de los melones con vino y el fernet. 30 niñas de familia de María Auxiliadora, 8 madres -la mía, gracias a Dios, Don Bosco y San Ceferino, AUSENTE- y dos coordinadores que los perdíamos a las 2 de la mañana porque estaban tirados en un rincón en curda o se iban con otras "coordinadoras" a los hoteles vacíos. Las madres servían de guardarropa, ¿llevábamos carteras, abrigos? se los tirábamos por la cabeza a las viejas que calentitas se dormían en un ratito.
Yo muchachos NADA. Me había peleado con Ricardito. En la tercera noche me declaró su amor un amigo de Don Bosco y yo NADA. ¡Ramiro, perdoname!
Entre tanto desencuentro amoroso, tomé como nunca antes en la vida y me agarré a piñas a la salida de un boliche con una tucumana que había insultado a "mi mejor amiga". En síntesis, hice papelones, rompí un corazón y conocí los secretos del melón etílico.

Karina Lizarraga dijo...

de las historias con tus patas tienes miles PP, y siempre son un cague de risa. Asi q fuiste a Macchu Picchu de viaje de promo!! mostro!!! Cusco es de putamadre pero claro de chibolo calzonudo no se puede hacer gran cosa jiji, suele pasar.

YOR dijo...

Muy buena su historia señor!, me has hecho reír y recordar viejos tiempos.
Mi viaje de egresados fué a Carlos Paz como en el caso de proyecto maria castaña... yo fuí a un colegio técnico, es decir, eramos 98% changos (pues eramos todos de Santiago del Estero) y 2% chicas...
Lo que me llamó la atención fue que las que más cocoritas se planteaban en el curso (se hacían las superadas y les regalabamos cosas "hot" para sus cúples, al estilo despedida de soltero) durante el viaje se la pasaron recontra guardadas y con miedo... en cambio las más "cayaditas" fueron las mejores compañeras de juerga, (yo me puse casi en bolas en un boliche con la escolta) bailamos, besamos y yo tuve la suerte de un "ligue" con una cordobesa...
APOTEOTICO E INOLVIDABLE (así fué)

P.E.P.E. ® dijo...

Princesa Mel: gracias por darte una vueltita por aqui.. y si.. las anècdotas de juventud siempre seran las mejores...

Maria: siempre te agradezco tus visitas.. y me doy cuenta que, en todos los casos de viajecillos de egresados, hay alcohol (en cantidades animales) de por medio no? jeje

P.E.P.E. ® dijo...

Yor:
a veces las "cayaditas" como tu dices, son las que a futuro nos hacen hablar mas..jeje
(y al menos.. a ti te "ligo" una.. a mi estimado Renzo no le dio bola ni el espejo)..jaja

P.E.P.E. ® dijo...

Kari: nahh yo fui y mi vieja ni me miro.. yo solo el 4to dia me acerquè cariñosisimo a decirle "mamita.. sabes que te amo no?.. me prestas un ratititito tu tarjeta de crèdito?" je.

sandro dijo...

jajaja! cuantas cosas hay por contar de anecdotas asi, máximo filin! yo soy tan piña como tu pata renzo.

Jota Erre dijo...

Muy buena historia, Pepe.

Tengo el agrado de haber sido compañero de trabajo de Renzo, un gran amigo, y que, en nuestros momentos de ocio laboral, contábamos nuestras anécdotas sobre el Maristas.

Imagino la cara del buen Renzo (más conocido en el mundo del BCP como 'El chico de mi barrio', pero esa es otra historia) cuando se le escapó la conquista.
Y con lo picón que es...
En fin.

También soy ex alumno del Colegio Maristas -al igual que mi padre-, aunque yo inicié mis estudios en el año que ustedes terminaron, y entiendo perfectamente eso de introducirnos la enseñanza religiosa hasta por enema.

Fui al igual que Uds. una olla de presión.

Y por lo que veo, el problema capilar de Renzo viene de años atrás. Aunque él se resiste a aceptarlo.

Un abrazo, Pepe. Regresaré para seguir leyéndote.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...